VIH/SIDA y el embarazo

El VIH o SIDA es una de las enfermedades más temidas por las personas, sobre todo cuando se puede poner en riesgo la vida de un niño. Aquí tienes algunos puntos importantes que se deben conocer con respecto al embarazo y este virus mortal. VIH/SIDA y el embarazo

Si una mujer embarazada se infecta con el VIH, puede transmitir el virus a su bebé durante el embarazo, el parto o la lactancia. Sin tratamiento, alrededor del 15 al 30 por ciento de los bebés nacidos de mujeres infectadas con VIH se infectan con el virus durante el embarazo y el parto. Otro 20.5% se infecta a través de la lactancia materna.

Los medicamentos modernos son muy eficaces en la prevención de madre a hijo del VIH. Cuando se combina con otras intervenciones como la alimentación con fórmula, un curso completo de tratamiento puede reducir el riesgo de transmisión a menos del 2%, incluso cuando los recursos son limitados, una sola dosis de medicamento puede reducir el riesgo a la mitad.

Una mujer que sabe que ella o su pareja son VIH positivo, antes de quedar embarazada debe encontrar información sobre las intervenciones que la protegerán tanto a ella, su pareja y el bebé. Los médicos serán capaces de asesorar las intervenciones que mejor se adapten a su situación y ajustar a cualquier tratamiento en el caso de ser VIH positivo.

Protección desde la concepción

En el caso de una mujer VIH positivo con su bebé: hay una serie de intervenciones que pueden reducir el riesgo de transmisión del VIH entre la pareja cuando se trata de concebir un hijo. Si una pareja decide que quiere concebir un hijo a través de relaciones sexuales sin protección, lo primero que debe buscar es consejo sobre cómo limitar el riesgo para ellos y para el bebé. Vale la pena señalar, que existen menos probabilidades de transmitir el VIH si están recibiendo un tratamiento antirretroviral efectivo y también si no tienen otras enfermedades de transmisión sexual.

Si la mujer es VIH positiva y el hombre es VIH negativo: una mujer VIH positivo y el hombre VIH negativo pueden concebir sin la transmisión del VIH, pues se produce mediante el uso de la inseminación artificial (el proceso por el cual el esperma se coloca en el tracto genital de la hembra por medios artificiales en lugar de por las relaciones sexuales naturales). Esta técnica simple ofrece una protección total para el hombre, pero no hace nada para reducir el riesgo de transmisión del VIH al bebé.

Si el hombre es cero positivo y la mujer es VIH negativo: el lavado de esperma es un proceso que se utiliza para prevenir la transmisión del VIH de un hombre positivo a su pareja durante la concepción. El lavado de esperma consiste en separar los espermatozoides del fluido seminal, pruebas de estas células para el VIH, insertan las células en (inseminación intrauterina) el vientre de la mujer o directamente en el óvulo (fertilización in vitro o inyección intracitoplasmática de espermatozoides). El lavado de esperma es un medio muy eficaz para reducir el riesgo de transmisión del VIH durante la concepción, pero no está ampliamente disponible y puede ser de difícil acceso, incluso en países con buenos recursos. Alternativas a lavado de semen se han investigado, como el método de usar profilaxis pre-exposición sexual a tiempo cuando la pareja VIH positiva está tomando medicamentos antirretrovirales.

Si el hombre y la mujer son VIH positivo: cuando ambas personas son VIH positivas, aún podría ser razonable por no tener relaciones sexuales sin protección con frecuencia, porque puede haber un pequeño riesgo de una re-infectando a la otra con una diferente cepa del VIH.

A %d blogueros les gusta esto: