Recorriendo Madrid: La Puerta del Sol.

Si para estas próximas vacaciones has decidido irte a nuestra capital. Hoy, en este apartado de turismo hemos decidido hablarte sobre algunos de los puntos de interés de esta bonita ciudad.
En este artículo te informaremos más detalladamente sobre la famosa Puerta del Sol. Recorriendo Madrid: La Puerta del Sol.

La Puerta del Sol, constituye en tu estancia en Madrid, un lugar de visita obligatoria: Se trata del punto donde todo fluye y confluye.

Y es que, esta enorme plaza, no es solamente el corazón de la ciudad, donde cafeterías, hoteles, tiendas, y múltiples espectáculos se entremezclan con toda clase de gentes, otorgando así, viveza y colorido a la rutina madrileña, también nos encontramos ante el kilómetro cero del país.

Así, nos lo recuerda una ya restaurada placa en piedra, que lleva sustituyendo desde los 3 últimos años, a una ya desgastada predecesora, instalada en el mismo lugar en los años 50, nos hallamos, ante el origen de todas las carreteras radiales que surcan el territorio de España.

Concluyen también en esta plaza, algunas de las más míticas e históricas calles madrileñas, tales como son la Calle Mayor, la Calle Preciados, conocida por sus diversos establecimientos, o la Calle Carmen, en la cual, encontramos otro de los símbolos de esta estupenda ciudad; la estatua del Oso y el Madroño. Figura, que veremos repetida en numerosos lugares y escenarios, ya que fue adoptada como símbolo de la capital.

En el centro de la explanada cementada, entre las más nuevas y acristaladas salidas de metro, y los míticos quioscos madrileños de toda la vida, un marmóreo Carlos III contempla desde la altitud, a lomos de su corcel, sereno, cómo se transcurre la jornada madrileña. Recordándonos, cuan importancia tuvo su figura en la historia de la capital, y cuán esplendor y hermosura alcanzaron la mayoría de los rincones de esta durante su mandato, embellecidos o remodelados.

Y como no podía ser de otro modo, frente a su estatua, permanece impasible, y robusta, la Casa de Correos, con el más emblemático reloj de todo el país. El cual, exhala, a golpe de compás incesante, el último aliento de cada año, y aclama, festivo, el primer instante del nuevo.

Un reloj, que, ante la grandiosidad de esta plaza, deja rezagado su protagonismo hasta cada 31 de Diciembre, en donde todos los congregados, no pueden disuadir, ansiosos, sus miradas un instante, de su brillante esfera metálica.

La plaza del Sol, ha sido desde siempre, y será un lugar emblemático.

A %d blogueros les gusta esto: