Ricas recetas de platos únicos

La idea es que solo haya que cocinar un único plato que además de estar riquísimo, contenga todos los ingredientes necesarios y que además dé tiempo para disfrutarlo. Ricas recetas de platos únicos

Mero con verduras en salsa

Ingredientes:

  • Un kilo de mero
  • Doce espárragos blancos
  • Cien gramos de piñones crudos
  • Trescientos gramos de champiñones
  • Una cebolla
  • Un diente de ajo
  • Dos yemas de huevo cocidos
  • Un vaso y medio de vino blanco
  • Dos vasos de fumet
  • Aceite, perejil, sal y harina

En una olla se caliente el aceite y se fríe en él la cebolla bien picada junto con el ajo para retirarla después con una espumadera.

Se limpia el mero y se deja sin piel y sin espinas para cortarlo seguidamente en trozos regulares y sazonarlos con sal. Se pasan por harina y se colocan en la olla con el aceite sobrante y el vino blanco.

Se echa el fumet y el perejil picado y se cierra la olla para dejar cocer durante tres minutos una vez haya subido un aro. Se enfría rápidamente y se añaden los espárragos.

Se lavan los champiñones, se secan bien y se laminan para saltearlos en una sartén con aceite. Se añaden el pescado junto con los piñones y se pone de nuevo la olla a fuego suave durante otros dos minutos.  Se sirve todo adornado con las yemas cocida de los huevos y el perejil picadito.

Este plato de pescado con verduras aporta 335 calorías, 15 g. de grasas, 34 g. de proteínas y 19 g. de hidratos, por  lo que contiene todos los nutrientes necesarios para poder servirse como único plato.

Redondo en salsa de ternera

Ingredientes:

  • Un redondo de ternera de un kilo aproximadamente
  • Ciento cincuenta gramos de almendras en láminas
  • Una cuchara de azúcar
  • Una cuchara de aceite de oliva
  • Una vaso de vino blanco
  • Cebollas francesas (unas 16)
  • Sal y pimienta molida

Se salpimenta el redondo de ternera y se  coloca en una fuente de horno para hornearlo durante 45 minutos más o menos a una temperatura de 200 grados centígrados, dando de vez en cuando vueltas y regándolo con el  vino blanco previamente mezclado con un vaso de agua. Se deja en el horno hasta que la carne esté en el punto deseado.

En una sartén se echa una cuchara de aceite de oliva y a fuego bajo se colocan las cebollas francesas troceadas y peladas teniendo cuidado de no amontonarlas y se reparte sobre ellas el azúcar y las almendras en láminas para cubrir todo con una tapadera. Se van moviendo de vez en cuando para que se caramelizan todas las cebollitas por igual.

Se deja enfriar la carne y se corta en rodajas para servir con el jugo que ha soltado el asado y las cebollas caramelizadas junto con las almendras como guarnición.

Esta deliciosa receta aporta 445 calorías, 19 g. de grasas, 39 g. de proteínas y 18 g. de hidratos, siendo también una receta ideal para ser consumida como plato único.

A %d blogueros les gusta esto: