Síndrome de piernas inquietas

Este trastorno se encuentra definido como una enfermedad de tipo neurológico que provoca una necesidad continua de mover las piernas y los pies y que suele ir acompañada de una sensación de dolor. Aunque se desconocen sus casusas se sabe que es bastante más frecuente en las mujeres que en los hombres. Síndrome de piernas inquietas

Síntomas

Las personas que lo sufren suelen describir este trastorno como una sensación de sentir insectos por sus piernas o como si un líquido les fuera corriendo por debajo de la piel o incluso de las venas. Además suelen ir acompañador de pinchazos, quemazón y dolor.

Suelen darse muy dentro de la pierna, entre los tobillos y las rodillas aunque también pueden presentarse en los pies, en los muslos, en los brazos y en las manos. Como consecuencia de esto, las personas que lo sufren no pueden hacer viajes largos, ni estar mucho tiempo sentados sin tener que levantarse.

La inactividad y el reposo empeoran o precipitan los síntomas mientras que si se levantan o se mueven, consiguen un cierto alivio de igual manera que si se frotan las extremidades, por lo que es normal que los pacientes mantengan sus piernas continuamente en movimiento para prevenir o minimizar esas sensaciones.

Esta patología suele empeorar por las noches y en el momento de irse a la cama algo que genera unos síntomas secundarios como alteraciones en el sueño que conlleva una hipersomnolencia diurna y fatiga, lo que lógicamente que afecta en la calidad de vida de la persona que lo sufre.

Causas

Hasta ahora se desconocen las causas que provocan este síndrome aunque pueden existir algunas que se van superponiendo. Por ejemplo un embarazo, sobre todo en el tercer trimestre, alteraciones del metabolismo del hierro, problemas de tipo renal, hiperactividad, enfermedad de Parkinson o diabetes entre otras.

También pudiera existir una alteración en una sustancia conocida como dopamina que es la que se encarga de la correcta regulación de los movimientos y que depende del hierro para que funcione correctamente.

Ciertos medicamentos como el litio, drogas antidepresivas o neurolépticos, pueden también empeorar los síntomas. La cafeína, una falta de ejercicio o ambientes muy calurosos o muy fríos, contribuyen igualmente a aumentar dichos síntomas.

Tratamiento

Se deben evitar todos los medicamentos que puedan hacer empeorar los síntomas. Igualmente existen una serie de medicamentos utilizados para tratar la enfermedad de Parkinson que pueden ayudar a aliviar los síntomas de este síndrome como la levodopa o la bromocriptina que resultan eficaces en algunos pacientes. Los anticonvulsionantes reducen las sensaciones de cosquilleo y los opioides también ayudan aunque pueden producir adicción.

En cualquier caso se necesita una valoración por parte del médico que puede solicitar un examen neurológico y un estudio en el paciente de sus funciones cognitivas.

¿Qué puede hacer la persona que lo sufre?

Realizar cambios en el estilo de vida que lleva, evitar la nicotina, la cafeína, el alcohol y el chocolate, regular su calidad de sueño, hablar sobre su síndrome, darse baños calientes y fríos, mantener su mente ocupada y practicar algunas técnicas de relajación o yoga.

A %d blogueros les gusta esto: