Todo lo que necesitas para cuidar y maquillar tus labios

Los maquilladores profesionales poseen un preciado arsenal de elementos que les permiten trabajar la boca con comodidad y precisión. Descubre en esta nota cuáles son las verdaderas armas de la belleza a la hora de seducir con los labios. Todo lo que necesitas para cuidar y maquillar tus labios Aunque sorprenda, la costumbre de maquillarse los labios se remonta a miles de años con Cleopatra, una de las pioneras en el arte de pintarse la boca (en su caso con carmín y henna) para potenciar su sensualidad. Ella “inventó” el kit de belleza. En la edad media, el maquillaje de labios fue considerado brujería, y posteriormente idolatrado por Napoleón. Finalmente se popularizó en 1880 con la invención del labial. A continuación te contaremos lo que no puede faltarte para resaltar esta poderosa arma de seducción.

  • Hisopos de algodón: Se utilizan para borrar o corregir los trazos, y son, por este motivo, grandes aliados a la hora de perfeccionar el contorno de la boca.
  • Papel tissue: En el set de elementos para maquillarse los labios nunca debe faltar un paquete de toallitas absorbentes. Sirven para retirar el exceso de rouge.
  • Saca-puntas: De la perfección a lo grotesco sólo hay un pequeño paso: que el lápiz delineador no esté bien afilado. Un saca-puntas te permitirá tener el delineador siempre listo.
  • Esponjita: Asegura una aplicación de la base más uniforme. Para conseguir un resultado más natural, un buen consejo es humedecerla en tónico antes de utilizarla para dejar la zona limpia antes de empezar a maquillar. Resultan ideales las de latex que vienen en triangulitos.
  • Pinceles: Aunque no son imprescindibles, es aconsejable disponer de un par de ellos para rellenar los labios. El pincel largo se utilizará para trazar el contorno, mientras que el plano sirve para extender el rouge por su interior.
  • Corrector: Una buena solución para no gastar más de la cuenta es utilizar como corrector de base para los labios el mismo producto que se emplea para tapar las ojeras.
  • Delineador: Puede ser de distintos colores, aunque normalmente se utilizan el rojo y el beige. Con el lápiz de color rojo se conseguirá dar mayor definición al contorno, pero su uso exige mucha precisión (solo adecuado para las más habilidosas). Con el lápiz beige, que es menos evidente, se podrán realizar más retoques, y por lo tanto, resulta ideal para cuando no se tiene el pulso firme.
  • Labiales: Es el producto de cosmética más vendido en todo el mundo (se calcula que una de cada diez mujeres lo usa), y su éxito ha ayudado a que existan infinidad de gamas para elegir. Los hay de todos los tamaños y colores imaginables, y también en infinidad de texturas. Se dice también que el 75% de las mujeres es fiel a su rouge, y que solo es cuestión de encontrar el que mejor nos siente y nos haga sentir más sexies. Lo cierto es que con un par de labiales (uno para el día y otro para la noche), las menos exigentes tendrán suficiente… aunque siempre parecerán pocos.
  • Brillo: Solo o acompañado, su función es la de dar brillo a la boca, ya sea al natural o sobre el color que se aplicó. A la hora de elegir texturas, aconsejamos la que es bien gelatinosa y pegajosa, y se aplica generalmente con el pincel que viene incluido, o se puede sino utilizar una esponja para lograr una mayor cobertura. En caso de tener que elegir uno solo, se aconseja el transparente ya que será el que mejor se adapte a cualquier color de base.
  • Manteca de cacao o hidratante: No puede faltar en el set de labios, ya que nada queda peor que una boca descamada y pintada. Se aconseja utilizarla ante el menor síntoma de resequedad en los labios, y tenerla siempre a mano ya hasta el menor cambio de temperatura puede afectarnos la piel de los labios.
A %d blogueros les gusta esto: