Un bonito y práctico botellero rústico

Hoy presentamos una manualidad un poco más complicada que en anteriores ocasiones. Se trata de un bonito y rústico botellero. Un bonito y práctico botellero rústico La manualidad no es en exceso difícil, lo que sí es un poco más laboriosa y nos llevará más tiempo su acabado.

Para la misma deberemos tener, como materia prima, arcilla.

La arcilla, como sabemos, la podremos comprar en nuestra tienda de manualidades habitual o en alguna papelería especializada.

Materiales para su elaboración:

– Arcilla
– Botellas
– Cuerda de pita
– Sierra
– Lija

Manos a la obra:

1) Cogeremos bastante arcilla, con la intención de hacer un canelón grande donde meter una botella. Para elaborar el hueco, podemos usar la propia botella que tengamos.
2) En principio haremos seis u ocho, siempre número pares para poder escalar la altura del botellero.
3) Dejaremos que una a una se vaya secando la arcilla, comprobando que las botellas quepan perfectamente en los mismos.
4) Cuando veamos que los canelones están secos, comenzaremos a lijarlos un poco por su superficie.
5) Después cogeremos y recortaremos con la sierra las puntas, para que podamos meter bien las botellas.
6) Queda el proceso de la unión de los canelones, que lo haremos con más arcilla, poniéndola en sus laterales y juntándolas unas con otras, para atarlas con la cuerda de pita, para que queden en una pieza.

En cuanto veamos que está seca la arcilla, ya tendremos finalizada nuestra manualidad, pudiéndola colocar donde consideremos más oportuno. También podemos subir más niveles a medida que nuestra vinicoteca aumente.

A %d blogueros les gusta esto: