Una decorativa caja de madera para guardar nuestras cosas

En la manualidad que explicaremos a continuación, vamos a fabricar una caja de madera en la que podremos meter todo lo que queramos, desde juguetes a ropa de fuera de temporada, hasta artículos que no utilicemos en la actualidad. Una decorativa caja de madera para guardar nuestras cosas Efectivamente, una caja de madera nos resultará muy útil, ya que aparte de servirnos como contenedor de aquellos objetos que deseemos, nos servirá como un artículo más de decoración.

Para la manualidad dependeremos de nuestra destreza y un poco de práctica, pero estamos seguros de que los resultados que se obtendrán serán satisfactorios.

Materiales para su elaboración

–    6 láminas de madera de de 50 cm. X 50 cm.
–    Pistola de cola de contacto
–    8 escuadras laminadas de metal para madera
–    Tornillos de madera
–    Destornillador
–    Marcador o punzón
–    Cinta de carrocero
–    Pintura para madera
–    Lija para madera
–    Cierre tipo violín
–    2 bisagras

Manos a la obra:

1)    Vamos a lijar todas las láminas de madera para quitarles las posibles astillas que tengan.
2)    Lo siguiente que haremos es montar la caja, para lo que atornillaremos 8 escuadras en una de las piezas, dos por cada lateral, teniendo en cuenta que las deberemos de poner con una separación de  5 centímetros de cada lateral. Nos ayudaremos del punzón para marcar con más precisión dónde deben ir los tornillos.
3)    Montaremos las bisagras con otra pieza y la apartaremos.
4)    La primera pieza que prepararemos será la base de la caja y después iremos montando alrededor de la misma las otras láminas, atornillándolas a la base.
5)    Una vez montadas vamos a aplicarles pegamento de contacto para madera o pegamento caliente, para dejar fortalecer la caja.
6)    Cogeremos la lámina que apartamos y montaremos en ésta la parte de arriba del cierre violín, la sobrepondremos sobre la caja para comprobar dónde ira la otra pieza del cierre y marcaremos y quitaremos la lámina.
7)    Montaremos la segunda parte del cierre violín.
8)    Ahora sólo queda sobreponer una vez más la lámina a la caja, abrir un poco ésta y comenzar a atornillar las bisagras.
9)    Tan sólo queda ya pintar el fondo de la caja con los colores que hayamos escogido y seguidamente pintar en ella, si lo deseamos, un bonito dibujo.

Y ya está terminada nuestra caja. Ya podemos colocarla en el sitio que más nos guste y meter en ella lo que creamos más conveniente.

A %d blogueros les gusta esto: