Unas flores humildes y bellas: las violetas

Siguiendo nuestro recorrido por las plantas que solemos poner en nuestros jardines, ventanas o balcones, o incluso dentro de nuestra casa, hoy toca el turno a las bonitas violetas, muy apreciadas no sólo por su atractivo aspecto sino también por el aroma que desprenden allá donde se encuentran. Unas flores humildes y bellas: las violetas Se trata de una planta que procede de las zonas tropicales, por lo cual será muy importante la temperatura que tenga allá donde la coloquemos, no conveniéndole en absoluto las temperaturas demasiado bajas ni las heladas. De hecho, es conveniente que, allá donde estén, la temperatura no baje de 12º. Aunque aquí hemos de tener en cuenta que podemos tenerlas también dentro de casa.

A pesar de que necesita que la temperatura sea más bien alta no debemos exponerla a zonas donde toque mucho el sol, ya que necesita más bien sombra. El exceso de sol les quema las hojas, pero como , por otro lado, necesitan la luz solar para florecer, deberemos buscar con cuidado el lugar oportuno para colocarla. Resumiendo, deberá ser un lugar en el que dé el sol un rato pero que la mayor parte del tiempo sea sombrío, y que la temperatura no sea baja.

Con el riego de las violetas se ha de tener un cuidado especial en que el agua que empleemos no esté demasiado fría. Deberemos emplear agua tibia, de lo contrario saldrán en las hojas unas manchas oscuras. En verano, debemos regarlas un par de veces por semana, mientras que, cuando baje un poco la temperatura deberemos hacerla una vez sólo por semana, y una vez cada 15 días en invierno.

El riego, además, deberemos hacerlo directamente a la tierra, cuidando de no tirar el agua encima de las flores ni tan sólo del tallo, ya que, aunque necesita un ambiente húmero, el exceso de agua es malo para ella. Si acaso, para conseguir este ambiénte húmedo que tanto las favorece, una buena idea es colocar la maceta sobre algo que contenga esta humedad, como pueden ser piedras mojadas o musgo fresco.

Por último, advertir que la planta, aunque como hemos dicho podemos tenerla dentro de casa, deberemos tener cuidado de no acercarla a los puntos donde esté la calefacción o el aire acondicionado.

A %d blogueros les gusta esto: