Aplicar las cremas faciales correctamente

El rostro y el cuello se ven afectados constantemente por el paso de los años y la aparición de arrugas y las chicas buscan desesperadamente cremas para poder reversar estos efectos. Pero hay que aprender a aplicar este tipo de elementos para que no se generen mas arrugas o la piel quede grasosa. Aplicar las cremas faciales correctamente Las cremas para el rostro tienen una aplicación especial para que su función se obtenga como es y no solo sea aplicarla y ya y en alguno casos puede generar el efecto contrario y las más comunes que son las que minimizan las líneas de expresión y lo que se obtiene si se hace de manera incorrecta es que se acentúen más esas líneas que se quieren disimular. La forma correcta es con las yemas de los dedos y de manera circular y suave hasta que se absorba completamente y no quede sensación grasosa ni residuo en los poros. Debe saberse que estos efectos contra líneas del tiempo, manchas u otras funciones, son lentas y debe tenerse paciencia, pues no se obtendrá de un día para otro o en una semana, así que debe haber persistencia. 

Lo recomendable es que sea más una especie de masaje largo y suave y evitar que sea corto y con agresividad o mucha fuerza. Los pasos más correctos son primero extender un poco de crema en las manos, no hay que excederse en la cantidad creyendo que los resultados serán más rápidos, pues lo único que se lograra es que la piel quede recargada o grasosa. Después hay que distribuir esta cantidad en la frente, la nariz, las mejillas y alrededor de los ojos.  Cada una necesita un masaje o movimiento en especial para no dañar la estructura de la piel. La de la frente se aplica en un sentido vertical y hacia arriba empezando desde la zona entre las cejas hacia el nacimiento del cabello. Entre las cejas también es vertical, pero puede hacerse hacia arriba y hacia abajo y en repetidas ocasiones. 

En los pómulos se aplica desde esta zona hasta las sienes pero manteniendo un movimiento circular y suave hacia afuera, no hacia adentro. En la zona del bigote o parte superior del labio se esparce la crema desde la mitad del labio hacia afuera, es decir, desde la mitad hacia la izquierda y la mitad hacia la derecha, respectivamente.  En el  mentón o barbilla deben ser empleados movimientos circulares desde el centro hacia los lados, el lado derecho, hacia la derecha, y el izquierdo, hacia la izquierda. Finalmente el cuello es de las partes que más preocupan a las mujeres por la aparición de arrugas y la caída de la papada y el efecto óptico que se crea es que la piel se tense, el cuello se ensanche y se vea más corto. Las cremas deber ser aplicadas verticalmente de arriba hacia abajo, direccionando hacia el busto, no al revés nunca.Hacia la zona del escote y el busto también se producen cremas antiarrugas para que no se perciba tanto el paso de los años y su aplicación debe ser desde el centro hacia los lados. Esta actividad debe realizarse a diario y seleccionar las cremas que son de día y de noche y además de minimizar las huellas del paso del tiempo, se humectara la piel.

A %d blogueros les gusta esto: