Bipolaridad?

La bipolaridad puede pasar por la vida de toda mujer en algún momento y no durar mucho tiempo pero hay casos en los que si se extiende por muchos meses y debe tener cierto manejar para evitar problemas psicológicos. Bipolaridad? Para muchos es un chiste o motivo de risa pero pocos saben que si puede llegar a convertirse en un trastorno mental complejo y que debe tener cuidados y atenciones por las actitudes que en algún momento las mujeres llegan a tener. Las afecciones son directamente sobre el estado de ánimo y cuando en un instante está feliz y sonriente, en el minuto siguiente puede estar de mal genio o triste y deprimida. Generalmente empieza en la adolescencia y se extiende hasta cuando se es adulto joven, aunque hay excepciones que la mantienen por el resto de la vida. 

Muchas de las que padecen bipolaridad generalmente sufren episodios de depresión muy severa pero no quiere decir que todas sigan el mismo camino. Normalmente no hay un motivo seguro de lo que la causa pero si hay factores que influyen en eso, por ejemplo, la vida después del parto y de ser madre, consumir frecuentemente antidepresivos como manejo de enfermedades y dolores, la falta de descanso adecuado y tendencia al insomnio y en algunas interviene el consumo de drogas.Los síntomas varían con respecto a la duración y así como pueden evidenciarse por un día, pueden extenderse hasta 6 meses o más. Estos incluyen, la distracción rápidamente, no hay necesidad evidente de sueño o ganas de descansar, no hay una capacidad muy alta de entendimiento de las cosas, el más común es la falta de control del temperamento que varía de feliz a triste o molesto en unos cuantos minutos.  

La prudencia no es lo suyo y el control sobre sus actos o palabras es mínimo y en diversos campos, por ejemplo, con la comida o el sexo promiscuo. Así como puede tener debilidad y pereza puede exhibir una hiperactividad muy alta y tiende a hablar mucho. Estas señales se manifiestan en un inicio pero cuando la chica cae en una fase depresiva generalmente anda muy triste, sin ganas de hacer nada, no tiene motivación y empiezan a presentarse problemas alimenticios porque no le dan ganas de comer o por el contrario, come en exceso. Así no hayan hecho nada malo, tienen un sentimiento de culpabilidad continuamente y no hay alegría cuando hacen las cosas que antes disfrutaban. 

Para los casos más graves, se pasan por la mente ideas de suicidio, no hay una autoestima evidente y lo mejor que hacen es alejarse, aislarse y dormir en exceso o no presentar sueño. El tratamiento es netamente sicológico o siquiátrico y se ahonda en la vida y antecedentes familiares para saber si de allí radica el problema. También se tienen en cuenta las decepciones recientes y como ha sido el estilo de vida en los últimos años, no se deja de lado la salud física y se examina todo el cuerpo acompañado de exámenes de rutina. La mejor ayuda es la familia, así que ellos son informados del estado de la chica y sirven como medio para poder iniciar un tratamiento. 

A %d blogueros les gusta esto: