La manipulación mental

Aunque no nos demos cuenta, a cada minuto que pasa, somos influenciadas por miles de mensajes. Entérate que papel juega en tu cabeza el poder de la sugestión… La manipulación mental

Cuántas veces te habrán hecho el chiste de «no te imagines una jirafa celeste» y, sin embargo, en cada una de ellas tu mente no hizo más que recrearse animal inexistente. Y dí la verdad.. ¿No te volvió a pasar lo mismo ahora? Ocurre que el poder de la mente es mucho más fuerte de lo que crees. Y si hay algo súper difícil de manejar es la percepción de cada uno. Sobre cada aspecto de tu vida se van sembrando semillitas en tu cabeza que moldean tus opiniones, tus percepciones y hasta tus memorias. En esta nota, descubre el modo en que tu cerebro es controlado…

¿Cómo funciona? Obviamente cada una tiene sus propias opiniones. Pero, nos guste o no, todos somos fácilmente influenciados por aquellas personas que representan autoridad. Cuando los medios, un profesional o cualquier otro con una gran capacidad intelectual nos mete una idea en la cabeza, la aceptamos como una verdad absoluta. Lo que sucede es que automáticamente asumimos una postura del tipo “Si tal lo dice, por algo será». Una vez que este concepto es depositado, tu inconsciente lo toma. La idea evoluciona y, de ahí en más, te predispone a percibir el mundo de cierta forma. Por más que veas o escuches lo contrario, tu cerebro hace su propia interpretación a través de lo que te ha sido enseñado antes. Te proponemos un juego: mira la imagen que tienes arriba. ¿Es roja? ¡No! Sin embargo, cuando te preguntan, lo primero que arriesgas a decir es «rojo». Sucede que tu mente se adelanta a decir primero lo que lee (la palabra «rojo»), en lugar del color que realmente ves.

¿Cómo te afecta? No es para que te persigas, pero el poder de la persuasión hace estragos día a día en tu psiquis. No es ningún secreto que las publicidades que ves en televisión y en las revistas tienen la intención de alimentar tu «yo-quiero, yo-quiero, yo-quiero». Los estudios comprobaron que cuantas más veces ves o escuchas sobre algo, más te gusta. Piensa esto: cuando vas a comprarte una gaseosa, ¿Prefieres la marca conocida o la otra? Era obvio. Ojo, tu propio sentido también cumple un papel importante frente a los otros. Es decir, del mismo modo en que alguien que admiras influye en tus decisiones, tu parecer es visto como un referente para otros. Esto tiene que ver con el poder que uno le confiere al otro, llámese medios de comunicación, profesionales de la salud, amigos, así como también la predisposición que, según la personalidad de cada uno, hace que te dejes influenciar. Un estudio realizado en el 2005 demostró que aquellos que fueron alertados sobre el daño que puede causar la comida chatarra y algunos dulces, estuvieron menos predispuestos a consumirlos. Pues cuando una persona da por supuesto que vas por el camino correcto, a nivel inconsciente te sientes con más exigencia para disfrutar y autosatisfacerte en cada aspecto de la vida. Por eso, si tu jefe empieza a halagar tu modo detallista, podrías notar que automáticamente te vuelves mucho más perfeccionista que de costumbre. Pero no te sientas una tonta si te parece que otros dominan tus pensamientos. Entérate: el tema del control mental es difícil de evitar. ¿Por qué? Sucede que la personalidad de cada uno se va moldeando por los primeros vínculos parentales y sociales, lo cual nos predispone a aceptar o no algunas de estas influencias externas. Si vamos directo al grano, podríamos decir que hasta tu “paladar” para con los hombres podría ser influenciado ¿Cómo? Cuando alguien en quien confías sugiere que haces una linda pareja  con determinado tipo, sin que te lo propongas, vas a reevaluar su atractivo para llegar a la misma conclusión que tu amiga. No hay qué cuestionarte, es lo mas normal del mundo. Después, de todo, te mereces un chico increíble. Eres sexy, divertida, inteligente, ¡una diosa!… Se entiende a donde queremos llegar ¿Verdad?.

A %d blogueros les gusta esto: