Claves para la prevención de la obesidad infantil

En este artículo encontrarás los tres pilares básicos de prevención para la obesidad infantil, un problema que puede afectar a tus hijos con más facilidad de lo que tú misma piensas. Claves para la prevención de la obesidad infantil La obesidad infantil es uno de los problemas que más afecta a los infantes y adolescentes de nuestra sociedad actual, y este desorden, al que algunos en un principio apenas conceden importancia, puede convertirse en un grave trastorno que provoque en nuestro hijos graves problemas con severas consecuencias para su futuro.

La prevención de la obesidad infantil, pasa por varios puntos y aspectos claves, entre los que caben destacar los tres pilares fundamentales, que analizaré en este artículo, y que debes de tener siempre presentes para la correcta salud de tu hijo:

  • La Alimentación:

Este punto es fundamental, y es que no basta solamente con que tú misma te encargues de elaborar un planning equilibrado de comidas, sino que, también deberás inculcarle a tu hijo hábitos o costumbres, para que él pueda tener la capacidad de autosuficiencia de decicir cómo alimentarse en ámbitos como la escuela o cuando se encuentre con su círculo de amigos.
Es necesario el consumo de 2 litros diarios de agua, y también de al menos 5 piezas de frutas o verduras, al igual que hay que tener un aporte de proteínas, tanto de carne como de pescado, a poder ser posible. Y tampoco podemos olvidarnos de los hidratos de carbono, indispensables a la hora del desayuno, ya sea mediante cereales, o con tostadas de pan.
Todo esto, no quita que tu niño no pueda ingerir algún que otro dulce o galleta, pero siempre, con moderación.

  • El Deporte:

Nuestros hábitos de vida son cada vez más sedentarios, y apenas se practican actividades físicas o deportes.
Es muy interesante, acostumbrar a los niños ya de pequeños a practicar a alguno de estos, para no solo crearle una afición, sino también conseguir que se relacione con más círculos de gente de su edad, y a la vez se divierta, y una este concepto de diversión con el ejercicio.
Así que, apúntalo a un equipo de futbol o baloncesto, o llévale a clases de natación.

  • Las Influencias Externas:

Aunque pueda resultarte increíble el estar en contacto con personas que defiendan un tipo de valores o hábitos influye mucho en nosotros y en nuestra educación.
Así que, tienes que tener en cuenta pequeños aspectos, como por ejemplo las series de televisión, los videojuegos de tu hijo, o incluso la publicidad que le ofrece la TV cada vez que la ve.
Y es que estas, constituyen un papel fundamental ya que influyen de manera tan directa como vosotros, o sus amigos, creando y proponiendo acciones que pueden ser nocivos, o incitando, por ejemplo, a comer dulces a todas horas.

A %d blogueros les gusta esto: