Claves para resultar más sensual

Una mujer puede nacer sensual, pero también se puede hacer usando algunas claves que seguro no van a fallar a la hora de resultar la persona más atractiva y sensual del mundo a un hombre. Claves para resultar más sensual

Tocarse

Ningún hombre es capaz de no seguir el camino que los dedos de una mujer siguen cuando se está acariciando ella misma la piel. Por eso al tocarse cualquier mujer está atrayendo la mirada masculina hacia donde ella desee, además de que las caricias, aunque estén dedicadas a una misma, ejercen un efecto tranquilizador que hará sentirse mucho más sensual a la vez que más confiada en los atributos propios físicos.

Cuando estéis juntos cenando se puede recorrer el hombro desnudo sutilmente con la punta de los dedos o incluso jugar con el collar que se encuentra colgando entre los pechos.

Caminar por delante de él

A todos los hombres les excita una persecución, por lo que si la  mujer se coloca en una situación en la que él deba seguir su rastro forzosamente, iniciará de un modo instintivo la caza. Además será posible notar como se está fijando en las piernas o en el trasero con lo que se podrá sentir esa sensación de ser deseada.

Desnudarse despacio

Con el paso del tiempo y gracias a la rutina diaria, la mayoría de las veces se opta por desnudarse corriendo y meterse en la cama lo antes posible, pero lo mejor es optar por dedicar varios segundos a quitarse cada prenda de ropa. Al hombre le encantará ver como lo hace sutilmente y la mujer sentirá que tiene controlada la situación.

Estirarse

Antes de hacer el amor hay pocas cosas tan sensuales como estirarse lánguidamente encima de la cama como una sensual gatita. Si se opta por tumbarse boca arriba es mejor colocar los brazos por detrás de la cabeza. De esta manera además de sentir una tensión muscular de lo más agradable y de lo más erótica, se logrará que los pechos parezcan más erguidos y el vientre más plano.

Echar la cabeza hacia atrás

En los juegos previos al sexo no hay nada más sensual que echar la cabeza hacia atrás para que el hombre pueda acariciar y besar el cuello, así como los pechos y la clavícula. Con este gesto, además se consigue demostrar desinhibición y la plena capacidad para disfrutar de ese momento, algo que a ellos les volverá locos.

Demostrar placer

Se sabe que a los hombres les gusta oír gemir y suspirar durante el acto sexual a la mujer pero también resulta muy importante todo lo que el rostro puede expresar para resultar más sensual. Un buen consejo, es cerrar los ojos y dejar entreabierta la boca. Cuando el hombre vea que la mujer verdaderamente está disfrutando, sus caricias y sus besos serán mucho más apasionados, y seguramente, tu satisfacción sexual también.

Un estudio llevado a cabo ha demostrado que a los hombres que se les enseñaban fotos de mujeres haciendo el amor, se fijaban mucho más en sus caras para ver si estaban disfrutando, que en los mismos genitales o en los pechos.

A %d blogueros les gusta esto: