Cómo afinar tus muslos

Los muslos es una zona de las zonas de nuestro cuerpo que más acusan la flacidez, especialmente con el paso de los años. Aprende como eliminar la grasa de ellos y lucirlos sin ningún complejo. Cómo afinar tus muslos

Medidas necesarias

Si la zona de los aductores la notas muy floja y comienzas a acusar los efectos de la celulitis, empieza por restar calorías en tu dieta y practicar algún tipo de ejercicio aeróbico. La bicicleta y la natación te van a resultar unos aliados excelentes para ello pero siempre practicados en su medida justa ya que si los practicas con demasiada intensidad puedes correr el riesgo de aumentar el volumen de éstos al desarrollar la masa muscular demasiado.

¿Qué hacer en el gimnasio?

Si decides acudir al gimnasio para conseguir unos muslos de infarto, deberás practicar con una pelota apretándola con los músculos interiores para no fatigarlos demasiado. Si quieres alargar los aductores puedes utilizar una banda elástica y si quieres tonificar la zona más interna de los muslos, puedes optar por usar un cable bajo aductor.

Si quieres concretamente tonificar los abductores, practica el estiramiento lateral haciendo dos o tres series durante dos o tres veces a la semana. Para ello túmbate en el suelo sobre uno de tus lados con el codo y el brazo apoyados sobre el suelo mientras el contrario deberás apoyarlo enfrente par sujetar el cuerpo. Eleva la pierna que te queda libre con la rodilla mirando hacia el techo y el pie ligeramente flexionado. Contrae los glúteos sin que el cuerpo se balancee y mantente en esta posición durante unos segundos. Baja lentamente hasta que la pierna elevada toque la que se encuentra apoyada en el suelo y cambia de pierna una vez hayas realizada entre doce y catorce repeticiones.

Por otra parte para tonificar los aductores necesitarás un banquito o un step que tenga una altura de unos 30 centímetros de alto. Siéntate en el suelo y apoya los codos en él con la espalda inclinada ligeramente. En esta posición extiende hacia delante la pierna izquierda y forma un ángulo pequeño hacia el lado izquierdo con la rodilla siempre flexionada. La pierna derecha debes colocarla en posición de mariposa por debajo de la izquierda. Realiza dos series de veinte repeticiones cada una y cambia de pierna.

Masajes contra la flacidez

Para lograr un efectivo masaje contra la flacidez de los muslos, mezcla dos gotas de enebro, de aceite de romero y de geranio con 20 ml. de aceite de almendra. Con esta mezcla masajea los muslos deslizando tus manos con firmeza desde la rodilla hacia arriba en ambas piernas. Comienza primero utilizando los tres dedos principales y repite después el masaje utilizando la base de la mano para hacer más presión.

Después utiliza las dos manos y pellizca los muslos suavemente para activar la circulación. Para finalizar cierra los puños y con la ayuda de los nudillos realiza movimientos en forma circular igualmente desde la rodilla hacia la parte de arriba incluyendo los glúteos.

 

A %d blogueros les gusta esto: