Cómo afrontar un despido laboral

el trabajo es una bendición para las mujeres porque de una manera u otra ha sido el impulso para poder destacarse dentro de la sociedad, pero a veces hay circunstancias que las hacen quedar desempleadas y no saben que hacer. Cómo afrontar un despido laboral El trabajo es muy importante para cualquier mujer y más en la era en la que se defienden y disfrutan los derechos de las mujeres para entrar al mundo laboral con los beneficios que antes no tenían. Pero algo desastroso que podría ocurrir es un despido y más cuando no hay causa justa y generalmente se hace por un recorte de personal por la situación que viven las empresas. Esta actividad representa algo muy  importante para las mujeres y más si son madres pues es un medio de superación, de medio para mantener a sus familias e hijos y para poco a poco surgir y cumplir sus sueños. 

Cuando se produce la perdida siempre se generar emociones encontradas y frecuentemente negativas las cuales deterioran la autoestima y las ganas de seguir con los proyectos trazados. Algunas características que tienen aquellas que sufren el desempleo son un deterioro en su imagen, un descuido en la salud, no quieren comer, desarrollan enfermedades como la depresión y si la situación es muy grave, caen en alcoholismo y hasta en drogas para poder relajarse. Afortunadamente se ha caído en cuenta de este tipo de problemas y hay empresas que a pesar de quitar los trabajos a las chicas, les otorgan ciertas ayudas para poder reubicarlas y que no sea tanto el daño emocional. 

Este tipo de orientación es dada principalmente por los departamentos de sicología de las empresas y lo que busca es ayudar a entender la situación, a llenarse de calma y paciencia y si se puede reubicar a la persona, si no, dar tips para poder encontrar un nuevo empleo en poco tiempo y con todos los beneficios que antes se tenía. Cuando se esté en casa es importante mantener la cabeza ocupada, tratar de manejar el estrés, evitar atraer lo negativo. La ansiedad y la tristeza son normales, pero no hay que quedarse quieta esperando que las oportunidades lleguen, por el contrario hay que salir a buscarlas y tener una disposición muy grande para poder lograrlo. Los contactos son buenos, ordenar y rediseñar la hoja de vida también, es posible capacitarse y perfeccionar las habilidades que se tienen para poder presentar una futura entrevista que dé probablemente buenos resultados.  

No hay que olvidar que hay más mujeres en la misma situación, así que las oportunidades no siempre serán ganadas en la primera vez y todo es una especie de competencia en la que hay que dar lo mejor de sí. A veces una mujer no entiende que los cambios son necesarios y es probable que un nuevo trabajo sea necesario para abrir otras puertas y que los cambios son necesarios para conocer nuevas personas, nuevas cosas y nuevas experiencias. 

A %d blogueros les gusta esto: