Hombres sin remedio

Nosotras realmente creemos que aquellos hombres que solos se han hecho la fama de mujeriegos, jamás podrán curarse, dejenme decirles que nos encontramos en todo nuestro derecho y bueno… Es cierto!! O acaso, ellos no piensan que cuando estamos con más de un hombre somos… Hombres sin remedio

Nosotras realmente creemos que aquellos hombres que solos se han hecho la fama de mujeriegos, jamás podrán curarse, dejenme decirles que nos encontramos en todo nuestro derecho y bueno… Es cierto!! O acaso, ellos no piensan que cuando estamos con más de un hombre somos rapidonas? Creéme que sí, ellos mismos han armado una sociedad machista en la que todos nos manejamos, pero, a la vez, ellos mismos también se quejan de lo que pensamos sobre ellos: sin remedio.

Su «enfermedad» o colibrismo realmente parece no tener cura, este tipo de hombres se muestra trasparente al querer pasar un rato con la mujer que se le antoja, y eso podría llegar a ser incurable. Lo que nos hace pensar que, al estar nosotras encarnando el papel de la enamoradiza de ese bombón, podremos llegar a algo formal con él, que locas!!pero aunque a veces parezca imposible, no lo es.

Los hombres, como nosotras, deben atravesar distintas etapas, y en este momento te estarás preguntando cuando es el momento justo en el que dejan la etapa de mujeriego atras, o me equivoco? Esa etapa la atraviesan cuando una MUJER, con todas las letras (y en mayúscula) logra moverle toda la estantería, el piso entero. Cuando se encuentra con una dama, que no tiene nada que ver con las cien que ya ha besado (por lo menos). Este momento llega cuando se «enganchan tanto» que en su mente es necesario algo estable, es decir, si bien es divertido para ellos poder pasar por distintas camas, y besar diferentes bocas, también ellos piensan y se imaginan en las noches de invierno comiendo pochoclos, mirando una pelicula con alguien en cucharita (¿a quién no le gusta?). Pero no será fácil conquistarlo y tranformarte en su mujer soñada si te encuentras en el papel de aquella que, desde que te ha besado, no puede parar de pensar en él, cosa que no es mala, no estarías del todo equivocada en pensar así, sólo que es díficil que se acuerde de ese momento con la misma esencia que tú. El único secreto es continuar con frescura, y con personalidad, cosa que precisamente le falta a las otras 99 mujeres. Pero momento! Que también puedes ocupar el lugar de aquella que no quiere caer en sus riendas, entonces pasaría a ser él quien no se da por vencido y te persigue. En ese momento no debes dar el brazo a torcer, mantente firme mujer! Sé que tú puedes, y que tarde o temprano caerán ambos en las redes del amor, lo más importante es que no seas la primera, si no la última.

A %d blogueros les gusta esto: