El boom del Coaching

Cada vez escuchamos a mas gente decir que hace coaching para tener sus objetivos mas claros y ganar confianza, que fue un coach a la empresa y le enseñó a trabajar en equipo, o que el coaching resultó el puntapié para un cambio de modelo mental. ¿Una moda pasajera o una herramienta útil para el cambio? Descúbrelo en este informe. El boom del Coaching El coaching esta orientado a personas que quieran clarificar sus metas, su visión y misión, y consideren conveniente trabajar con un profesional que posea habilidades y herramientas para acompañarlos y guiarlos en este proceso.

Un traje a medida
El coaching es una sociedad entre el coach y el cliente, en la que el coach lo ayuda a alcanzar lo mejor de si y a producir los resultados que anhela en su vida personal y profesional, puesto que el coaching sostiene que el cliente puede aprender y desarrollarse de la manera que desee.

Algunas características importantes del coaching:
• Es generativo. El coach acompaña al cliente a cubrir el espacio entre el estado actual y el estado deseado.
• Ayuda a los individuos y a las organizaciones a desarrollarse más rápidamente y a perseguir resultados más satisfactorios.
• Se enfoca en los objetivos o metas que elija el cliente.
• Es como un «traje a la medida» de las necesidades del cliente.
• Motiva el surgimiento de las soluciones y las estrategias por parte del cliente.
• Los coaches proporcionan una perspectiva fresca.
• Ayuda a que el cliente construya sobre sus propias fortalezas.
• Parte de la idea de que el cliente es creativo
• Sostiene que el cliente hace su trabajo para alcanzar el resultado que desea.
• El poder del coaching viene de la unión entre el coach y el cliente.

El coaching esta orientado a personas que quieran clarificar sus metas, su visión y misión, y consideren conveniente trabajar con un profesional que posea habilidades y herramientas para acompañarlos y guiarlos en este proceso.

Algunos de los beneficios que logra son los siguientes:
• El cliente es más productivo. Alcanza un desempeño más alto en cada cosa que hace, consistentemente.
• Gana confianza.
• Tiene más claros sus objetivos y sus valores. Recorre el camino hasta alcanzar sus metas y vivir sus valores.
• Aprende más claramente y mejor los bloques de un mejor aprendizaje.
• Tiene un panorama más claro de lo que quiere y puede dar en sus relaciones personales. Estas relaciones son más satisfactorias.
• Tiene una mejor calidad de vida. Su vida es más balanceada. Tiene mayor flexibilidad.
• Adquiere estimulación intelectual al discutir ideas importantes.
• Es más creativo.
• Se convierte más en la persona que quiere ser.
• Se convierte en un modelo a seguir para los demás.
• Adquiere potencial para avanzar en el trabajo y en los proyectos a largo plazo.

Aprender de la propia experiencia
El coaching es una disciplina muy eficaz que llegó para quedarse porque aporta herramientas para poner a las personas en acción de forma práctica y efectiva. Muchas veces el tema, el objetivo o la problemática no se resuelven con otros métodos de tipo «remedial», como la Psicología.

A su vez, el coaching parte de un cliente sano que, como todo ser humano, tiene una problemática que no es patológica y no sabe o no puede resolver. Apunta al logro de objetivos, resolución de conflictos, liderazgo, toma de conciencia respecto a que cosas puede hacer. Y utiliza como modelo los logros concretos de los que tiene referencia en la experiencia y que a veces, como nio sabe que tiene. La idea es descubrir donde está y adonde quiere ir.

También se usa para el encuentro vocacional, focaliza en el conocimiento y reconocimiento de los valores que operan como generadores de motivación y actúa de acuerdo a un propio plan de acción para diseñar el futuro.

De este modo, promueve un cambio concreto fantástico, que reside en poder aprender de la propia experiencia. Así es como el coaching se convierte en el ejemplo concreto de enseñar a pescar en lugar de darle al otro un pez para que coma. Después de un proceso de coaching, la persona aprendió como actuar en situaciones similares y ya no necesita al coach.

Respecto de los resultados, se obtienen en un tiempo breve y el coach pauta con su cliente un periodo de trabajo que puede ser de tres o seis meses, según el tema, y se cubre en ese tiempo el logro del objetivo.

Para concluir, es esencial señalar que el coaching saca lo mejor de las personas en lugar de acudir al sufrimiento, porque cree que no hay que sufrir para ver cambios.

A %d blogueros les gusta esto: