¿Estoy o no estoy?

Esta pregunta nos la hacemos varias veces en la vida, pero una de las más comunes en la vida de una dama, es precisamente la que su respuesta podría cambiarte la vida.
Sí, veremos con mayor profundidad la sospecha o simplemente el acercamiento de un embarazo; pero para ello es necesario que estés informada y que aprendas a conocerte.

Hablaremos de un supuesto caso en el que una nueva vida comienza a gestarse dentro tuyo. En este caso la mamá podrá percibir primero una serie de signos y síntomas sugestivos que constituyen el diagnóstico presuntivo de embarazo. Ahora: estos signos y síntomas de embarazo pueden variar en cada mujer, por cada organismo.

Bueno mujer, ahora veremos síntoma por síntoma de esta sorpresa, o lamentablemente problemita para algunas. ¿Estoy o no estoy? El principal y más conocido por todas, es el atraso menstrual, un signo importante en pacientes cuyo ciclo menstrual es regular, pero puede no serlo en una mujer que experimenta habitualmente retrasos. Otro sería el aumento de tamaño de tus lolas, ¿Porque es esto? Las mamas se congestionan, se sensibilizan y aumentan de tamaño debido a las hormonas del embarazo, pero para muchas mujeres esto ocurre habitualmente previo a la menstruación pero para otras es sugestivo de que algo distinto está ocurriendo. Una señal por la que debes preocuaparte es si estas muy cansada y con sueño, esto se encuentra estrechamente vinculado con la presencia de hormonas del embarazo como la progesterona y la gonadotrofina coriónica, además tu cuerpo estaría en pleno proceso de formación, por lo que el uso de energías aumenta notablemente. ¡Nueva Alerta para tener en cuenta! Estamos hablando del sangrado de color rosado o amarronado sin dolor, el cual puede corresponder a la implantación del huevo en el útero 6 días después de haber sido fertilizado, ahora aquí llega el momento de alarmarse, por que si el sangrado aparece conjuntamente con dolores o en mayor cantidad consulta a tu médico. En este período a parte de alarmarse todos tus sentidos, lo que más se agudizará es la sensabilidad de tu olfato, el aumento de las hormonas del embarazo también te puede dar una mayor percepción olfativa; y tal vez prestes más atención a los olores que antes pasaban desapercibidos. Pero así como tu nariz se convertirá en tu «anunciante», también te invadirá la apetencia o repulsión de ciertos alimentos, aparece como consecuencia de cambios sensoriales y por la producción de la hormona gonadotrofina coriónica. Lo que siempre escuchas y ves en las películas, lo de los mareos y desmayos no es mentira. Pueden aparecer mareos y/o desmayos como consecuencia de la disminución de la tensión arterial por las hormonas del embarazo. Otro síntoma conocido es el aumento de la temperatura corporal la progesterona, hormona que es segregada en grandes cantidades por el cuerpo lúteo del ovario, determina un aumento de un grado en la temperatura habitual del cuerpo. Entre el resto de los síntomas más conocidos se encuentran: el aumento de tamaño del abdomen, dolores pelvianos  y constipación y flatulencia. Ahora que seguramente ya has reconocido uno o más de estos signos y síntomas en tu cuerpo; ¡Ya no hay más que leer! Pero atenti, que si existe alguno, no hay más que salir corriendo a la farmacia mujer!

A %d blogueros les gusta esto: