Cómo aumentar nuestra esperanza de vida

El secreto para disfrutar de una vida saludable y larga es hacer ejercicio, seguir una dieta bien equilibrada y sobre todas las cosas, mantener siempre la ilusión Cómo aumentar nuestra esperanza de vida

Una dieta baja en calorías

Según los expertos en la materia, tan sólo un 25% de la esperanza de vida es debida a la herencia genética mientras que el 75% que resta, depende de las circunstancias de nuestra vida y de los hábitos que llevemos. Actividad física, un estilo de vida saludable y una buena alimentación son los tres factores principales para conseguir tener una vida larga.

Lo mejor para disfrutar de una larga vida es la moderación a la hora de comer. Llevar una dieta rica en calorías nos aumenta el riesgo de sufrir distintos problemas como sobrepeso, colesterol, obesidad o diabetes de tipo 2 entre otros, dolencias que pueden llegar a comprometer la esperanza de vida. Además según vamos cumpliendo años, la energía que necesitamos es menor por que se debe de comer menos. Lo contrario, es decir, el comer de una forma insuficiente tampoco resulta aconsejable puesto que no se obtienen los nutrientes que se necesitan para gozar de una buena salud.

Alimentos antiedad

Los antioxidantes son unas sustancias que ayudan a reducir el daño que nos causan en las células las moléculas responsables del envejecimiento y de la aparición de enfermedades como el cáncer o los trastornos cardiovasculares. Estos radicales libres pueden encontrarse en los flavonoides por ejemplo, que reducen el riesgo de padecer Alzheimer y otras enfermedades de tipo vascular. Se encuentran presentes en el limón, las naranjas, las cerezas, la uva, el té verde o la manzana. La vitamina A también aumenta nuestras defensas y se encuentra en las espinacas, las zanahorias, el melocotón, el melón, la calabaza, los huevos o la col. Por otra parte la vitamina E ayuda a prevenir la demencia y el colesterol, vitamina que se puede encontrar en las pipas de girasol, las aceitunas, el pan integral, la yema de los huevos o el aceite vegetal. El resveratrol ayuda a fortalecer los huesos, reduce el riesgo de sufrir de cataratas y mejora la función cardiovascular. Está en el cacahuete, la uva negra, los cereales integrales y las frutas del bosque.

Deben evitarse o al menos reducir los alimentos ricos en grasas saturadas como las carnes rojas, los embutidos, la bollería industrial, los fritos y los precocinados, así como la sal para evitar sufrir de hipertensión y de trastornos cardiovasculares.

Hacer ejercicio y estar mentalmente activos

Mantenerse tanto físicamente como mentalmente activos nos ayudará a cumplir más años y con salud, ya que el sedentarismo es un factor de riesgo importante para sufrir numerosas enfermedades. El deporte ideal debe tener una intensidad moderada o leve como por ejemplo ir en bicicleta, andar o nadar. También es preferible hacerlo al aire libre pero sobre todo con una frecuencia mínima de tres veces por semana.

Para no perder memoria ni capacidad de concentración es importante evitar la rutina e intentar hacer cosas nuevas como estudiar un idioma o pasear por lugares distintos. También es aconsejable hacer pasatiempos, memorizar un texto o leer, siempre tratando de ir retando a nuestra mente de maneras distintas.

A %d blogueros les gusta esto: