Cómo hacer una divertida oruga con un calcetín

Con la manualidad de hoy haremos una bonita oruga con un simple calcetín. Cómo hacer una divertida oruga con un calcetín Para esta manualidad necesitaremos un calcetín largo, alguno que no usemos ya o que esté uno de ellos un poco deteriorado, o del que hayamos perdido la pareja. Este calcetín será pues nuestro material reciclado de hoy.

Para el relleno del calcetín podemos usar diversos materiales, como arena de playa, o de un parque, incluso podemos rellenarlo con serrín.

Aunque la base de la manualidad es bastante fácil, en ésta en particular hemos querido adornarla un poco para que la oruga sea más atractiva.

Materiales para su elaboración:

– Calcetín
– Arena, tierra o serrín
– Gomas
– Fieltro lila, blanco y negro
– Pegamento textil
– Almidón
– Tijeras
– Lana

Manos a la obra:

1) Vamos a crear los ojos de la oruga, para lo cual recortaremos un trozo ovalado de fieltro y un trozo más pequeño negro, pegando este último en el anterior. Lo haremos otra vez para formar el otro ojo.
2) Cortaremos un trozo pequeño y largo de fieltro negro, con el fin de elaborar las cejas, y haremos una para cada ojo.
3) Ahora cortaremos 10 tiras de fieltro lila, las cuales serán las patas, que doblaremos por las puntas para formas el pie. Si el fieltro no es lo suficientemente terso, para que el pie no se desmonte le pondremos un poco de almidón.
4) Cortaremos otras tiras de fieltro lila, unas 6 ó 7, que serán los pelos.
5) Cogeremos la lana y cortaremos varios trozos, no muy grandes, con los que formaremos las antenas de la oruga. Con el fin de que quede muy tersa y la puedas dominar, sumérgela en almidón.
6) Pegaremos los ojos en la punta del calcetín y las cejas arriba de los mismos.
7) Cogeremos el calcetín y lo rellenaremos de serrín.
8) Cuando esté relleno, le pondremos las gomas formando los cinco segmentos de la oruga.
9) Pegaremos las antenas, los pelos y las patas.
10) Como toque final, le podemos poner un trocito de lana de color rosa para formar una nariz y pegársela debajo de los ojos.

Y ya tenemos nuestra atractiva oruga.

A %d blogueros les gusta esto: