Cómo sacar partido del pasillo

Los pasillos, y de manera especial cuando son largos y estrechos, son un espacio de la casa a los que muchas veces no se les presta atención. Sin embargo, también podemos convertirlos en una zona agradable e incluso útil. Cómo sacar partido del pasillo Con los pasillo muy a menudo pasa lo mismo que con el recibidor: que decoramos toda la casa y abandonamos este espacio, no dándole la importancia que merece. Sin embargo, es un lugar por donde, generalmente, todas aquellas personas que entren en nuestra casa tendrán que pasar, y, al igual como ocurre con la entrada, se van a llevar una impresión de la casa basándose en este espacio.

Es importante pues que decoremos también nuestro pasillo, y mejor aún si lo hacemos en consonancia con el estilo y mobiliario que hay en las otras estancias. Además, en la mayoría de viviendas la cosa no está para desperdiciar espacio, por lo que al mismo tiempo podemos ingeniárnoslas para que el tipo de mobiliario que pongamos nos sirva de paso para guardar objetos.

En este sentido, deberemos buscar muebles que sean estrechos y no entorpezcan el paso, pero que al mismo tiempo nos sirven para colocar objetos. Las cómodas, mesitas estrechas, muebles para zapatos, muebles con armaritos y cajones también estrechos o todo tipo de estanterías es lo más adecuado. Algún colgador en algún rincón de la pared también puede ser útil y decorativo. Los espejos, las plantas, los cuadros y similares son también una buena opción-

En cuanto a las paredes, dado que normalmente suelen ser espacios oscuros, mejor será utilizar colores luminosos, que traigan luz a la estancia. En este tema ya tenemos que hablar de los pasillos muy largos, más difíciles de decorar que los demás. En ellos una buena opción es pintar las paredes con colores igualmente luminosos pero alternando dos tonos, por ejemplo un verde más claro que el otro, o alternando un color luminoso con el blanco.

Una de las maneras más corrientes de dar mayor anchura a un pasillo largo es poniendo papel en las paredes, o mejor en una de ellas pintando la otra con un color que combine. El papel debemos buscarlo con un dibujo adecuado, como pueden ser rayas u otros motivos horizontales.

Otra manera de que nuestro pasillo no parezca tan largo es usando alfombras estampadas, pero en dos o tres tramos. Una entera aún nos lo alargaría más.

Por último, no debemos olvidar que también en el pasillo los puntos de luz tienen una gran importancia. Un par de puntos de luz tenue colocados en el sitio adecuado constituyen siempre la guinda en la decoración de una habitación, siendo muy a menudo quienes le aportan calidez y sensación de relax a la estancia.

A %d blogueros les gusta esto: