Conseguir una manicura francesa perfecta

Conseguir una manicura francesa ideal es mucho más sencillo de lo que te imaginas, tan solo debes de tener en cuenta unos cuantos pasos a seguir, hacerte con el material necesario, y… ¡ponerse manos a la obra!
En este artículo te detallos algunos trucos y secretos para que logres un resultado aún más magnífico. Conseguir una manicura francesa perfecta Las manos dicen mucho de las personas, y de las mujeres aún más cabe. Es por ello, que unas manos cuidadas siempre jugarán un punto a tu favor en cualquier situación a la que te enfrentes.

Sin embargo, no es necesario gastarse dinero y dinero en centros estéticos para poder manterner siempre unas uñas diez. Puedes lograrlas en casita tú sola, siguiendo unos rápidos pasos y consejos,y eligiendo el esmalte más adecuado para cada ocasión.

Sin duda, desde siempre, una de las manicuras más demandadas a lo largo de la historia ha sido la manicura francesa. Caracterizada por su sencillez, pero a la vez sofisticación denota ante todo delicadeza, pero también equilibrio y naturalidad.
Son muchas las artistas y celebrities que se decantan por ella en su día a día, y acuden a sitios especializados para hacersela. Mas el truco para un buen resultado en la manicura es simple, hazte siempre con productos de calidad, obtendrás resultados impresionantes que lograrán incluso dejarte a ti misma con la boca abierta.
Y, llegado este punto, no debemos confundir calidad con precio más alto, ya que hay muchas líneas de cosméticos como por ejemplo Essence, que tiene una amplísima gama de productos, y que además son todos de un coste completamente increíble y que permanece al alcance de todos los bolsillos.

Para realizarte la manicura francesa, necesitarás unos cuantos instrumentos básicos, aqui te dejo la relación:

  • Algodón o bastoncillos
  • Lima
  • Cortauñas
  • Líquido quitacutículas,
  • Esmalte fortalecedor
  • Esmalte de color suave
  • Esmalte blanco especial manicura francesa y pegatinas que harán de guías para la aplicación del esmalte blanco. (Las puedes encontrar muy fácilmente, recuerda que tienen forma de arco no demasiado grueso.)

Cuando cuentes con todos los materiales necesarios, solo tendrás que ponerte manos a la obra. En estos cinco pasos te resumo lo que deberás hacer:

1. El primer paso es la limpieza de las uñas. Así que retira el esmalte viejo, o los restos que puedan quedar de él.

2. Después corta y lima las uñas para darles forma y dejarlas con la largura que más te guste (dos o tres milímetros de longitud máximo). Además recuerda que puedes redondearlas o dejarlas más cuadradas.

3. Luego retira las cutículas con la ayuda del producto específico para ello, ¡solo te llevará unos segundos!

4. Y ahora viene el paso más difícil, por ello, deberás de ayudar de las pegatinas guía.
Se trata de aplicar el esmalte blanco en la punta de las uñas. La función de las pegatinas es dejar un espacio libre al final de la uña, que será el espacio que pintes. Retíralas cuando no esté seca del todo la pintura.
Es recomendable aplicar una segunda capa para conseguir un mayor efecto blanquecino.

5. Por último, como base para todas las uñas aplica un esmalte en un tono suave, por ejemplo rosa o marfil. Y abrás logrado tu perfecta manicura francesa.

Y recuerda, si la primera vez no logras el resultado deseado, es normal. Con la práctica irás cogiendo habilidad y te terminarás convirtiendo en una auténtica profesional de la labor.

A %d blogueros les gusta esto: