Consejos para no abandonar el ejercicio

Muchas son las ventajas de hacer ejercicio, es por ello que debemos abandonarlo. Si eres de las personas que les falta fuerza de voluntad, aquí te dejo algunos consejos que te ayudarán a estar activo siempre. Consejos para no abandonar el ejercicio

La mayoría de las veces comenzamos una rutina de ejercicio y luego la dejamos sin razón alguna. El ejercicio juega un papel importante en tu salud, tu cuerpo y tu mente; pues gracias a ellos puedes estar y sentirte bien. Es por ello, que en la medida de lo posible debemos evitar. Aquí tienes algunos consejos:

Crea un equipo: trabaja junto con un amigo o un grupo de amigos.

 Establece metas realistas: una de las razones por las que las mujeres tienden a abandonar los ejercicios, se debe a la frustración de esperar altos e inalcanzables objetivos del programa de ejercicios y luego no ver resultados.

 Hacer un contrato: se específico sobre el tipo y frecuencia de ejercicio que vas a hacer cada semana. Por otra parte, explica la recompensa que obtendrás si lo haces (un masaje, un nuevo CD) o el castigo si no lo haces (limpieza de la caja del gato en lugar de tener a tu hijo que lo haga).

 Manejar los detalles: Lo que necesitas  es hacer antes de empezar un programa para conseguir zapatos, la elección de una ruta a pie o corriendo, la compra de un equipo, a inscribirse en el club adecuado.  

Hacer ejercicio agradable: Esto es muy importante. Encontrar una actividad que te guste, o al menos que no la odies, de lo contrario nunca te adaptaras a ella por mucho tiempo. Para muchos de nosotros, el ejercicio amoroso nunca sucederá. Así que te tocará de centrarte en el amor a tu cuerpo y cuidar de él.  

Mantenerse en movimiento: los estudios demuestran que se necesita 21 días para hacer un acostumbrarse. Si puedes colgar en él durante seis meses, es muy probable que te conviertas en un deportista toda la vida.

 Varía tu rutina de ejercicio: de vez en cuando puedes variar tu rutina de ejercicio ya sea a partir de un salto o correr.

Descansa: tu mente y el cuerpo necesitan descansar del diario estrés y la tensión de la vida. Mediante la incorporación de un día de descanso en tu rutina de ejercicio, disminuirás la posibilidad de lesiones y darás a los músculos tiempo para recuperarse y construir.

 Escucha a tu cuerpo: algunos dolores musculares o molestias son de esperar cuando te esfuerzas durante el ejercicio, el dolor no lo es. Dolor es la forma en la que tu cuerpo te dice que algo está mal.

Si bien es cierto que siempre trabajamos por tener un cuerpo esbelto y sano con dietas y cualquier cantidad de productos de belleza, no podemos olvidarnos de los ejercicios, pues serán estos los que te brinden un mayor beneficio y los que te ayuden a tener una mente sana.

 

A %d blogueros les gusta esto: