Cuando creemos que el niño no crece

Hay algunos padres que, a veces con motivo y a veces sin él, se preocupan porque les parece que su hijo no crece lo que debería, y piensa que algo anómalo ocurre que impide el normal desarrollo del niño. Cuando creemos que el niño no crece El crecimiento depende de muchísimos factores, siendo el principal, y el que más peso tiene, la genética. Este dato es el primero que debemos tener en cuenta, y pensar que nunca se pueden pedir peras al olmo. Está claro que con unos padres bajitos difícilmente el niño va a ser un jugador de baloncesto, aunque nada es imposible en este terreno. Pero, por regla general, no será así.

La genética no es, sin embargo, el único factor que influye en la altura que alcanzarán nuestros hijos. Existen otros, y muy variados, como el tipo de vida que se lleva, las posibles enfermedades sufridas durante la época de crecimiento, el régimen de alimentación que se sigue, y otras.

Hemos de tener en cuenta que existe lo que los médicos llaman el “Retraso Constitucional del Crecimiento”, que les ocurre a muchos niños y que consiste en que, a pesar de haber nacido con las medidas normales y haber crecido lo corriente en los primeros meses, a partir del año el desarrollo en ellos se vuelve lento.

Hay que considerar, sobre todo, que los niños que tienen este síntoma no sufren en absoluto ninguna enfermedad, sino que simplemente se trata de una forma diferente de crecimiento, el cual se debe a que su esqueleto se desarrolla más lentamente de lo que suele ser habitual, sin que tenga más importancia.

Normalmente, a partir de los 5 años el crecimiento, en estos niños, se vuelve a acelerar, para tener otro parón hacia los 12 o 13 años. Con la aparición de los síntomas de la pubertad estos niños harán lo que solemos llamar “un estirón” de golpe, por lo que no hay ningún motivo para preocuparse.

Por supuesto, si sospechamos por algún motivo que el crecimiento de nuestros hijos no entra dentro de estos parámetros nunca estará de más acudir a un profesional para que nos quite de dudas y pueda dar al niño el tratamiento adecuado en caso de que así sea.

A %d blogueros les gusta esto: