El perfume comestible

Nunca se había pasado por la cabeza de alguien que un perfume se pudiera comer, pero gracias a los avances de la tecnología, se ha diseñado el primer perfume comestible, que ayudara a controlar los malos olores en cualquier momento del día. El perfume comestible Los creadores de perfumes han enfocado sus esfuerzos en la innovación, que entregaron todas sus ideas a la creación de un perfume que se come. Realmente es algo novedoso y que rompe los paradigmas que tiene el mercado. El objetivo de quien lo diseño es modificar el olor del sudor, que generalmente se cambia al tener contacto con el aire y desafortunadamente, ni el olor de los perfumes logra disimular lo desagradable, pues ni el mismo desodorante logra controlarlo. Todo puede deberse a un problema hormonal y hay una estrecha relación con la alta producción de sudor  y el fuerte humor, que produce los malos y feos olores. 

El perfume se presenta como una especie de cápsula, como la que se consume en forma de medicamento y según los análisis de sus creadores, una artista australiana y un biólogo, la sustancia se libera en el interior del cuerpo y empieza a ser expulsada al mismo tiempo que se empieza a generar y salir el sudor.  Lo explican como el funcionamiento del alcohol, que expulsa sus olores característicos cuando alguien suda y es evidente que esa persona estuvo bebiendo. Otro aspecto favorable que dan sus diseñadores, es que cada persona puede llegar a tener su propio aroma, pues los ingredientes químicos que integran la cápsula de perfume, reacciona de manera diferente con los compuestos y sustancias de cada cuerpo humano. Por otro lado, en algunas ocasiones, el olor del perfume puede ser más o menos fuerte, dependiendo de la situación, por ejemplo, si se hace ejercicio, si se baila, se vive en un lugar caliente o se mantienen relaciones sexuales, pues todas estas situaciones, hacen que el cuerpo produzca mas sudor. 

Para la empresa productora, el reto está en el hecho de que las personas empiecen a aceptar nuevos productos, que evidencien el cambio de eras o de aprovechamiento de la  tecnología, de avance en el uso de productos que hasta este momento habían tenido un gesto de uso igual y común para todo el mundo, sin contar que se están creando soluciones viables para problemas que muchos sufren pero no saben cómo manejar, como el mal olor o el exceso de sudor. Aunque lo que han planteado los químicos y profesionales hasta ahora suena muy bien, aun falta que se hagan todo tipo de pruebas para verificar que no produzca ningún tipo de daño en la salud de las chicas y si en todos los casos va a actuar de la misma manera, erradicando el mal olor. Finalmente hay que tener en cuenta el aspecto precio, pues por ser un producto tan innovador, es posible que salga un poco costoso. 

A %d blogueros les gusta esto: