Enciende la pasión en tu cama

Es posible que tengas una pareja estable a la que quieres mucho pero con la que últimamente te has encontrado pensando en otra cosa mientras hacéis el amor. En este caso es muy probable que en tu cama se haya instalado la rutina y que se convierta en muy poco tiempo en una silenciosa asesina de vuestra relación. No dejes que ésta se apodere de ella y recupera vuestra pasión con una serie de cambios muy sencillos. Enciende la pasión en tu cama

Practica la respiración tántrica

Para llevar a cabo este tipo de respiración deberás comenzar respirando de una manera profunda y siempre sin prisas, acompañando tu propia respiración con la de tu pareja. Esto os dará una profundidad tanto física como emocional nueva, ya que con esta técnica estaremos poniendo en práctica uno de los pilares del sexo conocido como tántrico y que con la práctica os proporcionará increíbles y múltiples orgasmos.

Descubre puntos calientes nuevos

Según la acrupensión, casi todas las mujeres contamos con una zona que casi ninguna conocemos y que es un centro de placer auténtico, situado justo en el lugar donde acaba la columna lumbar. Cuando esta zona se estimula adecuadamente mediante diversas caricias, está comprobado que se mejora la lubricación vaginal además de intensificar el orgasmo.

El hombre por su parte lo tiene en la zona del pie que es conocida popularmente como almohadilla, siendo esta la parte más mullida de la planta de los pies que se encuentra bajo los dedos de éste. Esta zona, según los expertos, es especialmente sensible si se acaricia mientras se está practicando sexo oral. ¡Anímate a probarla!

Mover la pelvis

Es muy probable que alguna vez hayas oído hablar de los ejercicios de Kegel que están especialmente recomendados para fortalecer la zona pélvica una vez que se ha parido, o incluso que los hayas llegado a poner en práctica.

Pues ha llegado el momento de recuperar su práctica y recuperar la dinámica que se requiere en el momento en que creas que vas a alcanzar el orgasmo. Para ello se deben contraer los músculos de la pelvis como si se quisiera orinar pero intentaras impedirlo y comprobarás como se alcanza un placer mucho más intenso. Además a tu pareja, sentir esas contracciones le conseguirá volver loco.

Simplemente aprende a sentir

Las mujeres tenemos una cierta tendencia a dispersarnos fácilmente durante el sexo, algo que juega generalmente en nuestra contra. Para aprender a disfrutar tanto de nuestro cuerpo como del de nuestra pareja, debemos dejarnos llevar por todas las sensaciones del momento. Para ello podemos soltarle todo lo que nos vaya pasando por nuestra cabeza sin permitirnos analizarlo previamente. Aprende a no pensar en esos momentos, sólo a sentir y verás como tus relaciones sexuales mejoran de una manera muy notable.

Haz uso de tu imaginación

Aunque seas una persona reacia a que tus fantasías sexuales se conviertan en realidad por pensar que son demasiado pervertidas, recréalas en el momento de hacer el amor con tu pareja. Cuéntaselo …. o no. Lo que es seguro en que cualquier caso no conseguirás aburrirte.

A %d blogueros les gusta esto: