Extensiones. Un poco de información

De un tiempo a ahora, las extensiones de cabello han dejado de ser noticia para pasar a ser protagonistas.
Miles de mujeres recurren a las extensiones para modificar el largo y/o el volumen de su melena. También pueden usarse par dar color o realzar un peinado. Miles son las excusas, y solo una la mágica solución: Extensiones de cabello natural.
En esta nota te daremos alguna información sobre ellas y cuales son los principales métodos de aplicación. Extensiones. Un poco de información

Un poco de historia: El interés de las mujeres por alargar su cabellera no es una cuestión moderna, pues Londres fue la cuna de esta útil y original propuesta estética, que apareció en la década de los 70´s. Las primeras que donaron sus cabelleras fueron las asiáticas, pero surgió un problema, y fue que la naturaleza de las melenas occidentales no era compatible con la de las orientales, pues diferían notoriamente en cuanto a textura, grosor, color y ondulación. Las mujeres hindúes fueron las encargadas de sustituir a las asiáticas como donantes de cabellos, aunque los precios diferían radicalmente por varios motivos, entre ellos, que las cabelleras de las mujeres hindúes nunca habían sido sometidos a tratamientos químicos, o al uso de secadores y rizadores. Además, la tradición hindú dictamina que las mujeres no deben cortarse el cabello antes de casarse, por lo cual el largo de estas cabelleras resultaba impresionante. Con el pasar de los años, surgieron alternativas para aquellas que no podían permitirse comprar mechones naturales, por lo cual aparecieron las extensiones de cabello reciclado (que se elaboran con una máquina especial, que recicla los restos de cabello de distintas personas), y también aparecieron las extensiones artificiales, cuyas características de uso son similares a las del cabello natural pero lógicamente, la diferencia de materiales es más notoria, por eso, quedaron relegadas principalmente para uso en televisión y teatro.

¿Para quién son las extensiones? La respuesta a esta pregunta es: para todas aquellas que quieran usarlas. Para aquellas que no fueron bendecidas con una abundante melena o bien aquellas que se precipitaron a cortar su pelo (como bien podemos poner de ejemplo el caso de Britney Spears), no hay excusas para preocuparse más, pues las cortinas de cabello natural son la solución a sus problemas. Las cortinas de cabello natural representan una alternativa, ante las extensiones que permanecen pegadas o trenzadas durante varios meses, y que, inevitablemente, terminan por debilitar el folículo piloso. El mercado es bastante amplio, sólo hay que buscar las que mejor se adapten a tu estilo particular. Mechas finas, gruesas, extralargas, claras, oscuras, onduladas, naturales, sintéticas o recicladas, son sólo algunas de las características que hay que tener en cuenta a la hora de seleccionar una extensión de cabello, ya que lo que se busca es reducir al mínimo las diferencias entre el implante y el pelo original que le rodea. Como siempre, la recomendación es acudir al mejor especialista que tu presupuesto permita, debido a que obtener la apariencia deseada, necesariamente implica una inversión sustancial, y los precios en el mercado son muy variables. Es mejor conocer de antemano las alternativas a las que puedes acceder antes de precipitarte por la primer opción que encuentres.

Cortinas removibles. Colocación. Cuando acudimos al salón de belleza, el procedimiento para colocar extensiones suele ser el siguiente: Antes que nada, hay que tener en cuenta que si se van a colocar extensiones, el corte del cabello de la portadora, obligatoriamente, tendrá que ser en capas, ya que es el único corte que se adapta para disimular los implantes. Para empezar, se determina la textura y calidad del cabello de la persona, para poder saber cuantas extensiones se le aplicarán. También se verifica el color para seleccionar los mechones que mejor se adapten al color de la clienta. Luego, se determina el largo que tendrán las extensiones y se saca el perímetro del cráneo para poder precisar el ancho que se le dará a los mechones. Entonces, una persona procede a elaborar la cortina de cabello: cortan los implantes y los colocan de manera doble para que simulen a la perfección la forma de un mechón. Luego se adhieren a los ganchos que los mantienen sujetos, que suelen ser de metal porque son más resistentes, o, en otros casos, se cosen o se pegan. Hecho esto, el especialista divide el cabello en 2 o 3 hileras (dependiendo la cantidad de mechas a colocar) y finalmente coloca la cortina. La cortina puede colocarse de dos maneras distintas: mediante un trenzado, que brinda mayor agarre, o, batiendo el mechón de pelo de la clienta para darle resistencia y fijar los broches a este mechón. En cualquier caso, la clienta debe recibir un adiestramiento para poder colocar las extensiones en casa

aa.jpg

Cuidados.

  • El cabello con extensiones removibles debe llevar los mismos cuidados que el cabello sin extensiones, ya que estas se retiran a la hora de bañarse. Productos hidratantes y con protección solar no deben faltar entre los cuidados.
  • Es fundamental saber colocarse las extensiones para no gastar un dineral en peluquería. Lo primero es aprender a dividirse el cabello en capas y aprender a distinguir los lugares específicos donde se deben ubicar los mechones que le darán soporte al implante. Si las cortinas son trenzadas, se necesitará la ayuda de alguna persona, pero si son de las que sólo llevan ganchos, podremos colocarlas por cuenta propia, habiendo dominado previamente la técnica de batido de los trozos de cabello en los que se fijarán los broches.
  • Ocasionalmente, la persona puede dormir con las extensiones puestas; sin embargo, los estilistas recomiendan retirarlas, peinarlas (para evitar que se enreden), y colocarlas enroscadas en un rollo. Para guardarlas, lo ideal es un lugar fresco, envueltas en una malla o dentro de una caja, pero nunca en una bolsa de plástico porque les crea humedad.
  • Los implantes naturales, antes de llegar a las cabezas de sus nuevas portadoras, se tratan para que no se ensucien mediante un proceso de esterilización que se practica en fábrica, que hace que estos cabellos queden sin poros, por lo cual, la suciedad no se adhiere a ellos. Por En relación con el lavado de estos implantes de cabello, existen numerosas discrepancias. Hay profesionales que sugieren lavarlas regularmente en casa, o en la peluquería, con un champú y un acondicionador que las hidrate, mientras que otros aconsejan lavarlas una vez al mes, solamente haciendo uso de un champú neutro. Para evitar problemas es mejor consultar con el estilista que nos las coloca y seguir sus instrucciones.
  • Otro punto fundamental es que las cortinas no deben mojarse, por ello hay que retirarlas cuando vayamos a lavar nuestro cabello, y prohibido llevarlas a la playa o a la piscina, ya que no sólo se deteriorarían, sino que dependiendo del color que posean, corren el riesgo de aclararse o teñirse de verde.

Esto fue apenas un pequeño pantallazo de lo que es el mundo de las extensiones. No puede abarcarse toda la información existente en una sola nota ya que son innumerables las formas y técnicas que adoptan los estilistas para su aplicación, cuidado y uso, por eso, para no crear confusiones, lo ideal es seguir las indicaciones del propio estilista.

A %d blogueros les gusta esto: