La adicción de comprar compulsivamente (Parte II)

La adicción de comprar compulsivamente (Parte II) Manifestaciones de acuerdo al género

De acuerdo al género de una persona se dan de forma diferente las tendencias compulsivas, que reflejan de alguna manera los gustos, intereses o voluntades de quien padece la enfermedad. 

En el caso de los hombres, sus compras desenfrenadas suelen orientarse hacia aparatos tecnológicos, electrodomésticos y accesorios para el automóvil. Además suelen esconder su adicción utilizando el concepto de hobby o coleccionismo para justificar sus compras excesivas, pero ésta coartada se desfigura cuando la cantidad e innecesariedad de los artículos escapa de cualquier tipo de justificación. 

En el caso de las mujeres, sus compras excesivas suelen enfocarse en zapatos, cosméticos, prendas de vestir, accesorios, perfumería y joyería. Suelen justificar su práctica con el beneficio de grandes rebajas, descuentos u ofertas; utilizan además éste método como forma de socialización o distracción. De hecho estadísticas muestran que nueve de cada diez compradores compulsivos son de sexo femenino. 

Consecuencias de la compra compulsiva

Como toda conducta que se lleve a cabo adictiva e incontrolablemente, la compra compulsiva tiene efectos que pueden quebrantar la salud o bienestar de una persona. 

Si bien las consecuencias no son físicas como al alcoholizarse o fumar tabaco, los efectos emocionales pueden ser devastadores; la quiebra económica, el alejamiento social o de la familia, la desestabilizad anímica y la depresión creciente, suelen ser las secuelas más emergentes.    

También se presentan casos extremos donde los que padecen la compulsión se suicidan ante no poder combatir este hábito desesperante, y hasta existen personas arrestadas por malversación de fondos por la necesidad de conseguir dinero para seguir comprando. 

Según especialistas en el tema, el aislamiento familiar y social suele ser un factor determinante del problema. De manera que la falta de comunicación y de confianza con los allegados familiares propician un ambiente donde el problema puede seguir creciendo sin ser notado.  Esto provoca que la persona que sufre la adicción se refugie en la soledad y el interior de las tiendas para obtener la contención que afectivamente le falta.

Tratamiento de la compulsión por las compras

Lo primordial es identificar cualquier síntoma relacionado con la adicción de compra compulsiva, para poder hacer que el afectado tome conciencia del problema y busque ayuda al respecto. 

Es necesario que surja del adicto la necesidad de resolver el problema para que deje ser ayudado y contenido. Además es imprescindible el apoyo familiar y la compañía a tiempo completo para poder auxiliar cuando surjan las ansias de salir a comprar. 

La persona adicta también debe concurrir regularmente a terapia para descubrir la causa subyacente y tratar el problema de raíz, y en caso de ser necesario por la depresión, puede que la persona sea medicada. Lo más recomendado es acudir a especialistas en este desorden, ya que brindarán mayor contención y entendimiento de la afección que sufre el paciente.

A %d blogueros les gusta esto: