La meditación ayuda a reducir el dolor

La meditación tiene sus bondades, bondades que muchas desconocemos. Si aplicamos a diario la meditación podremos lograr grandes beneficios para nuestro cuerpo, uno importante es que nos ayuda a reducir el dolor. Entérate cómo en este artículo. La meditación ayuda a reducir el dolor

En más de mil estudios de investigación publicados, varios métodos de meditación se han relacionado con cambios en el metabolismo, presión arterial, activación del cerebro y otros procesos corporales. Ahora, la meditación ha sido utilizada en la práctica clínica como método de tensión y reducción del dolor.

Un reciente estudio muestra que sólo un poco más de una hora de entrenamiento de la meditación, puede reducir considerablemente la reducción del dolor y el dolor relacionado con la activación del cerebro.

Fadel Zeidan, Ph.D, autor principal del estudio comentó que se ha encontrado un gran efecto en la reducción del 40% en la intensidad del dolor y una reducción del 57% del desagradable dolor, con la meditación se produjo una mayor reducción del dolor que incluso la morfina u otros fármacos pueden aliviar y que lo reducen  a un 25% aproximadamente.

Relajarse y calmar la mente concentrándose en la respiración, reduce el estrés,  incluso el estrés que viene con la artritis bengalas.

Antes de la meditación en la actividad con los participantes en el estudio del cerebro, se analizó utilizando un tipo especial de imágenes con la rotación arterial etiquetada de imágenes por resonancia magnética (MRI ASL) y capturas de la duración de los procesos cerebrales, tales como la meditación, todo esto con la intención de mejorar un estándar de MRI en exploración de la función cerebral. Durante estas exploraciones se colocó sobre la pierna derecha de los participantes, un dispositivo térmico que induce dolor; este dispositivo calienta una pequeña área de la piel a 120° Fahrenheit, una temperatura que la mayoría de la gente encuentra  dolorosa, durante un período de cinco minutos.

Las exploraciones tomadas después del entrenamiento de la meditación han demostrado que las calificaciones de cada participante es que el dolor se redujo, con descensos que van desde 11 a 93 por ciento. Al mismo tiempo, la meditación reduce drásticamente la actividad cerebral en las primarias de la corteza somatosensorial (un área que participa significativamente en la creación de la sensación del estímulo doloroso).

Vale mencionar, que las exploraciones tomadas antes del entrenamiento de la meditación mostraban una actividad en esta área y era muy alta. Sin embargo, cuando los participantes estaban meditando durante el análisis, la actividad en este vital procesamiento del dolor en la región no podía ser detectada.

La investigación muestra además que la actividad del cerebro y la meditación mejoran áreas como la corteza cingulada anterior, la ínsula anterior y la corteza orbitofrontal.

Algunas técnicas de meditación

* Cada mañana y tarde, inicia y termina el día con una sesión de dos minutos centrándote en  respirar. Siéntate en una silla cómoda que apoye tu espalda, relájate, respira durante cuatro segundos y luego exhala durante seis segundos.

 * Concéntrate intensamente en tu movimiento del cuerpo al caminar o realiza cualquier actividad física.

 * Visualiza tu ayudante de células de cicatrización de las articulaciones, esto se centra en una palabra, frase, oración, sonido o música. Medita durante unos minutos, pero trabaja un máximo de 20 minutos por sesión y dos sesiones por día.

 * El amor es el elemento que cura todas las cosas. Si estás buscando curar tu mente y recuperarte quédate en un lugar tranquilo, pasa tiempo en familia y no olvides controlar tu respiración.

 * Practica la relajación muscular progresiva: comienza tensando todos los músculos de la cara. Haz una mueca apretada, cierra los ojos tan fuerte como sea posible, apreta los dientes, incluso mueve las orejas hacia arriba si es posible; haz esto contando hasta ocho mientras inhalas. Luego exhala y relájate por completo. Deja que tu rostro se vaya relajando completamente, como si estuvieras durmiendo. Siente la tensión que se filtra de los músculos faciales y disfrutar de la sensación. A continuación, tensa por completo tu cuello y hombros, de nuevo la inspiración y cuenta hasta ocho. Luego exhala y relájate. Continúa por tu cuerpo, repitiendo el procedimiento.

Cuanto más se activan las áreas del cerebro por la meditación más se reduce el dolor. Una de las razones por las que la meditación puede haber sido tan eficaz en el bloqueo del dolor fue que no funcionó en un solo lugar del cerebro, pero en cambio con el dolor logra reducir en múltiples niveles de procesamiento.

A %d blogueros les gusta esto: