Las cortinas de tiras, un elemento práctico y que puede ser decorativo

En este artículo no vamos a referirnos a las cortinas que ponemos normalmente en las ventanas de casa, sino a las cortinas hechas a base de tiras, un elemento casi imprescindible si vivimos en una planta baja y tenemos jardín o terraza. Las cortinas de tiras, un elemento práctico y que puede ser decorativo En este caso, se trata de un elemento muy útil, ya que no deja entrar moscas ni otros insectos, o permite tener la puerta abierta en verano respetando la intimidad de dentro de la casa. Pero además de útil podemos también convertirla en un elemento muy decorativo.

También pueden resultar muy atractivas dentro de casa, para separar estancias en las que no hay puerta.

Las más corrientes son las típicas cortinas de plástico, que las hay en todos los colores y las encontraremos en muchos modelos. Sin embargo, aunque para la terraza o el jardín puede servir, no son las mejores para decorar interiores. Además, a muchas personas no les gustan porque les recuerdan las de algunos establecimientos, como las pescaderías.

Hoy en día podemos encontrar en el mercado otros muchos modelos, hechos con diferentes materiales, como las que están hechas con metal, cuentas, madera….

Incluso podemos confeccionarlas nosotros mismos, con lo cual podremos adaptarlas perfectamente al lugar, haciéndolas con los colores y el material que mejor armonice con el resto.

Así, podemos comprar cuentas de cristal de colores y, simplemente, tendremos que pasarlas a través de cordeles, haciendo tantas tiras como se necesiten para el espacio a cubrir. Incluso podemos poner las cuentas de colores de tal manera que formen un bonito dibujo.

Otra opción, si la cortina es para interior, es hacerla con macramé, que siempre resulta atractiva, dando un toque muy natural al lugar. Podemos usar varios tonos, siendo los más adecuados por armonizar con todo los crudos y marrones.

Si le ponemos un poco de imaginación, se nos pueden ocurrir miles de maneras de realizarla, como por ejemplo con tapones de vino, perforando los tapones de arriba a abajo y pasándolos por los cordeles. Entre tapón y tapón podemos poner una cuenta o una pequeña piedrecita.

También encontraremos en el mercado, en los comercios en que venden complementos para realizar bisutería, pequeñas piezas de madera, en todas las formas, que nos pueden servir, y que también encontraremos de diferentes colores.

En fin, sólo se trata de pensar un poco y podremos darle un toque original a la puerta de la terraza o jardín, o hacer una atractiva separación de ambientes en el interior de nuestra vivienda.

A %d blogueros les gusta esto: