¿Por qué se deben hidratar las manos a diario durante el invierno?

manosArrugas, sequedad y manchas son algunos de los síntomas principales del envejecimiento de unas manos. Si no deseas sufrirlos, sobre todo, durante el invierno, habrá que cuidarlas cada día.

Tus manos

El viento, las bajas temperaturas y la nieve, consiguen que la piel se reseque durante el invierno, pudiendo llegar a sufrir incuso de tirantez y descamaciones. Las manos están constantemente, al igual que la cara, a la intemperie por lo que deben cuidarse al igual que el resto del cuerpo, ya que es una de las zonas que peor envejecen, y si no, fíjate en las manos de una persona si quieres averiguar su edad.

Una pérdida de luminosidad, arrugas, manchas, falta de firmeza y sequedad son los síntomas del envejecimiento de unas manos y lo peor es que son muchas las mujeres que no piensan en ellas hasta que se dan cuenta que su aspecto no es el mismo de cuando eran más jóvenes. Además las cutículas, cuya función es la de proteger a las uñas, se resecan también muy fácilmente lo que da un aspecto muy antiestético además de procurar aspereza al tacto.

Cómo cuidar las manos para lograr mantenerlas jóvenes

Hay que acostumbrarse a usar una crema hidratante que sea específica para esta zona. Se puede utilizar siempre que se note que las manos están muy resecas, después de habértelas lavados y especialmente, antes de irte a la cama.

En el momento en que te apliques la crema, puedes aprovechar para darte un masaje, incidiendo en la zona de las cutículas que son las que suelen resecarse mucho más fácilmente. Estira tus articulaciones, masaje la palma de las manos y consigue convertir este masaje en un ritual que debes practicar cada día antes de irte a la cama. Ya verás como tus manos lo van a agradecer.

Si hay que lavar los platos o realizar cualquier otro tipo de tare doméstica en las que tus manos estén en contacto con agua o con productos químicos, se deben utilizar guantes. De esta manera también protegerás las uñas que se estropean mucho con el uso de detergentes.

A la hora de lavarte las manos se deben usar jabones con pH neutro que respeten la piel, así como evitar el agua que esté muy caliente, ya que deshidrata y reseca la piel.

Durante los meses más fríos hay que intentar usar guantes para proteger las manos del frío y del viento que pueden llegar a provocar tirantez y deshidratación, incluso irritaciones y eczemas en las pieles más sensibles.

No hay que olvidarse usar una crema que tenga factor de protección solar, incluso en los meses de invierno, sobre todo si se va a estar mucho tiempo en la calle, ya que los rayos UVB y UVA siempre son dañinos, aunque esté nublado, siendo además los causantes principales del envejecimiento de la piel.
Una vez a la semana se pueden exfoliar para lograr eliminar todas las células muertas y lograr un tacto mucho más suave.

A %d blogueros les gusta esto: