Primer encuentro: Déjalo rendido a tus pies…

En esta nota te daremos algunos trucos para dejar a un hombre enganchado en la primera vez que hables con él. Primer encuentro: Déjalo rendido a tus pies...

Una mirada gatuna y un escote poderoso pueden motivar a un hombre y hacerlo atravesar un bar repleto para hablar contigo. Pero cuando se trata de generar la sensación de haber sido atropellado por un camión (en el buen sentido de la frase), entran en juego algunos factores obvios. Aunque no se den cuenta, ellos tienen miedos muy arraigados sobre el compromiso que pueden impedirles ir detrás de una mujer. Y en un nivel subconsciente, se sienten atraídos instantáneamente por esas características personales que disminuyen esos temores. Lo mas seguro es que ya cuentes con esos rasgos, pero el truco reside en aprender a usarlos cuando estás con un hombre que vale la pena. Sigue estos consejos y de lo único que el tendrá miedo es de apabullarte.

Ignóralo después de 5 minutos. Acabas de conocer a un bombonazo, que además es inteligente y exitoso. ¿Qué hacen casi todas las chicas ante esta situación? Le dedican toda su atención. Pero esto a el puede hacerle sentir presión, y automáticamente lo remite a algunas instancias desagradables de las relaciones amorosas. ¿Una movida mejor? No te muestres tan impactada. Mándale el mensaje de que no solo no lo estas presionando, sino que hasta quizás estés ligeramente fuera de su alcance. Al hombre todavía le cuesta adaptarse a los cambios en los roles de genero. Si no le das espacio para cumplir su papel de conquistador, de “cazador”, lo dejas sin identidad. Históricamente, el varón esta acostumbrado a tomar la iniciativa; y si no puede hacerlo, por más que le guste muchísimo una mujer, se descoloca. Muchas veces, cuando desaparecen es  por ese motivo. Entonces, en lugar de concentrarte en él, préstale la misma (y de a ratos, más) atención a otras personas. Y cuando hable de algo alucinante que haya hecho, como por ejemplo haberse ido a estudiar a la India, resiste el impulso de babearte. Muéstrate cool manteniendo un tono de voz suave, y desafíalo a que te muestre lo inteligente que es.

Muestra tu costado juguetón. No es novedad que los hombres mueren por las chicas divertidas, y disparan de las que se ven muy tensas. Esto se debe a que tienen miedo de terminar en una de esas parejas que se pelean todo el tiempo. Pero eso no es todo, pues  ellos no tienen tanto entrenamiento en el manejo de sus afectos, son más solitarios, no se apoyan mutuamente y no piden un hombro para llorar. Por eso huyen del conflicto emocional. No por nada la frase que mas asusta a los hombres es: “Tenemos que hablar”. Aunque en la actualidad ellos están más conectados con sus emociones, todavía es un momento de transición. Por eso, una actitud divertida le mostrará que tienes sentido del humor, y asumirá en consecuencia que con una mujer de risa fácil resultará mas simple llevarse bien. En este punto cabe recordar que los amigos varones, después de una discusión, se hacen un poco de burla mutuamente. No siguen peleando sino que solo bromean y están juntos. Entonces, ser divertida indicara que eres capaz de ver las cosas malas bajo una luz positiva. Y también que puedes reírte de ellas sin obsesionarte tanto.

Siéntete cómoda en tu piel. No interesa lo sexy que sea tu outfit. Si no te sientes segura y cómoda con tu cuerpo, ellos se dan cuenta (y se desmotivan) en minutos. Muévete con confianza y sensualidad y les darás la señal de que en la cama vas a hacer lo mismo. Eso esfuma el temor de los varones de engancharse con una chica hot, que después nunca tenga ganas. Una fruncidita de labios en el momento perfecto o un estiramiento sensual pueden ser anzuelos irresistibles para los tipos. Si eres una muchacha segura, pero te pones un poco nerviosa cuando estas entre varones (especialmente si uno de ellos te atrae), trata de concentrarte en algunos pequeños detalles del entorno. Por ejemplo, prestando atención a como el barman prepara un trago, y de esa manera te sentirás y te verás mas relajada. Cuando estés más cómoda, pasa tus dedos muy lentamente por tus clavículas, o masajéate el cuello. Apenas te vea hacer algo así, entenderá que eres una persona que adora dar y recibir placer.

Habla de lo que te vuelve loca. La primera charla es la ocasión ideal para mencionar que acabas de volver de un festival de ine o que estas fascinada con la cocina, el gym o lo que sea. Al mismo tiempo, le vas a dar una pista de qué te gusta. Esto va a ahuyentar uno de los peores fantasmas masculinos: el aburrimiento. Ellos buscan excitación, altos niveles de energía y pasión. Por eso se sientes más atraídos por alguien a quien le entusiasma probar cosas nuevas. Además, hay una razón científica por la cual una mujer apasionada le atraerá más a un hombre: las investigaciones prueban que realizar algo que nunca antes hizo le hace segregar dopamina, el químico cerebral que crea sentimientos similares a los del enamoramiento. Así que al estar junto a alguien que adora experimentar cosas nuevas cada fin de semana, su dopamina y la tuya fluirán a raudales, y los dos tendrán más probabilidades de seguir enamorados locamente. Para mostrarle que la vida contigo jamás será aburrida, hazle saber que estás lista para vender tu alma para el recital de tu banda de rock favorita, o que quieres anotarte en un curso de paracaidismo. En definitiva, no te reprimas al hablarle de algo que te apasiona. Tu entusiasmo será la mejor herramienta para dejarlo a tus pies.

A %d blogueros les gusta esto: