¿Qué hacer cuando la limpieza de nuestro hogar se llega a convertir en una obsesión? Parte I.

No es ninguna tarea fácil ser ama de casa, eso está claro, pero algunas mujeres llegan a experimentar un fanatismo tan extremo por el orden, que puede llegar a provocarles trastornos tanto físicos como psíquicos, que incluyen desde migrañas, hasta una gran angustia, pasando incluso por una depresión ¿Qué hacer cuando la limpieza de nuestro hogar se llega a convertir en una obsesión? Parte I.

¿Qué es el TOC?

La obsesión por el orden y por la limpieza puede convertirse en un trastorno obsesivo compulsivo, conocido como TOC, que se llega a materializar en un desarrollo de una serie de rituales y de manías en el momento de hacer una limpieza o de realizar distintas tareas en el hogar, acciones que se llegan a efectuar repetitivamente en un extremo exagerado.

Según van pasando los años, algunas amas de casa llegan a sufrir este trastorno sin apenas darse cuenta. Muy poco a poco, empiezan a dedicar mucho más tiempo a la limpieza del hogar y a todo lo relacionado con éste, provocándoles un sentimiento muy fuerte de angustia y de malestar, sensaciones que las incitan a limpiar y a ordenar continuamente, aunque todo esté en orden, porque piensan que así pueden calmar su estado nervioso. Una vez que han concluido su “trabajo”, consiguen un cierto sentimiento de tranquilidad, pero sólo de una manera momentánea, porque acto seguido, encuentran cualquier atisbo de suciedad o de desorden que les hace volver a sentir lo que habían experimentado hacía unos momentos.

Sintomatología

Los síntomas de este tipo de mujeres pueden ser muy variados, pero puede destacarse la persistencia de preocupaciones y de pensamientos muy repetitivos, que se mezclan con sensaciones de angustia y de inquietud que derivan en una serie de consecuencias que ellas piensan catastróficas, si no consiguen consumar unos determinados actos.

En muchísimos casos, las amas de casa, a pesar de ser conscientes de estas manías, no logran evitar hacer sus tareas del hogar, por que así piensan que pueden calmar su angustia, ya que si se resisten a estos impulsos, puede agravarse mucho más su obsesión.

Entre las causas que pueden provocar este tipo de trastorno se encuentra una falta de afecto o de atención, o incluso un episodio de estrés, aunque también existen diversos factores de cultura que contribuyen a desencadenar este problema. En conclusión, este trastorno tiene su origen sobre todo, en un problema de aprendizaje y cultural.

Pautas para aprender a limpiar la mente

Las personas que sufren de TOC deben tomar conciencia de su obsesión y evitar hacer las mismas cosas siempre y sobre todo, a la misma hora. Es importante que también intenten estar más tiempo fuera del hogar y que se realicen tanto a nivel personal, como profesional.

Comentar con los más allegados sus sentimientos, buscar actividades que puedan realizar en su tiempo libre y regular el volumen de su trabajo, así como reducir el nivel de su autoexigencia, es fundamental para intentar resolver este problema.

A %d blogueros les gusta esto: