¿Qué nombre le pongo?…¡¡¡Ojooooo!!!

El tiempo para pensarlo es aproximadamente nueve meses, pero nosotras lo practicamos desde los cuatro años cuando mecíamos la cuna de nuestra muñeca. Pero cuando el personaje al que jugábamos en la infancia se apodera de nosotras, todo cambia. ¿Qué nombre le pongo?...¡¡¡Ojooooo!!!

Parece fácil elegir un nombre para el chiquito que nacerá en tan sólo nueve meses, pero no lo es. En los viejos tiempos, eran pocos los nombres que se estilaban, y esos mismos se ponían a la moda, es por ello que nuestros bisabuelos y abuelos suelen llamarse de modo similar. Pero en la última década se masificaron nombres no tradicionales como Constanza, Ludmila, Macarena, Malena, Lara, Salvador y Franco, los cuales han pasado a competir en el orden de preferencias con los Pedro, Carolina, María Florencia, Alejandro y Andrea.

En el Registro se han realizado estadísticas, y los nombres continúan poniéndose de moda, pero aún más permisivos. Tal es así que de un año a otro los preferidos han sido Sofía y Santino, en un año, y al siguiente Santiago o Lola.

Aquí hemos mencionado a aquellos nombres ya conocidos por todos, pero hay quienes optan por nominaciones que rozan lo absurdo, como se han encontrado bebés recién nacidos llamados: Melosa, Osita Generosa y Perfecto Trípode (¡Increíble pero real!). Además aseguran en el Registro Civil, que se han multiplicado las identidades indígenas, que remiten al viento, la energía, la luna, el agua, la esperanza y la vida, como por ejemplo: Kalén (de varón), que significa «ser otro, diferente»; Shelk’ nam o Aike (de varón), «lugar grande», en mapuche.

¿El Porqué de esta cuestión? La Ley de nombres se ha ido modificando hasta llegar a ser autónoma y flexible. Nadie se opone a ello; tampoco a que la identidad se rija por parámetros de la moda, pero hay quienes abusan de su creatividad, como lo han hecho con los recién nacidos: Oyendo Auxilio y Argentina Agrícola. Han citado también, la vigencia de la Ley Nacional del Nombre 18.248/69 (con sus modificaciones), pero puntualizaron que cada provincia adopta su propio criterio. Lo cual establece que no pueden utilizarse nominaciones extranjeras, salvo los castellanizados en el uso, así como también no están habilitados los que puedan generar dudas sobre el sexo del bebé.

Ya que piensas como futura mamá, piensa en SU futuro también.

A %d blogueros les gusta esto: