¡Se me prendió la lamparita!

Todas las mujeres, así como dicen que tenemos un niño interior, tenemos también una actriz, es decir una mujer que nos anima a hacer de TODO sin ningún prejuicio ni verguenza. Y es hoy a ella a quien le dedico este artículo, porque es ella quien realmente lo merece.
No lo niegues que siempre has querido jugar a ser sexy como las chicas de las películas, o las de las revistas, o porque no ser una doctora, maestra, policia o enfermera. Y claro que sí, y no esta mal, todas (y todos, ¿porque no?) tenemos nuestras fantasías sólo que creo que como todo, las mujeres las ocultamos más y a veces hasta no nos animamos a cumplirlas. Sin duda alguna me dirijo a tus fantasías sexuales, pero por si estás escasa de ideas, o sólo estas algo miedosa, aquí te traigo ocho ideas para jugar con tu amorcito…si las quieres adelante, ¡Anímate a leer! ¡Se me prendió la lamparita!

Las veremos paso a paso con algunas situaciones:

-Situación 1: Suena el timbre y debés recibir a el técnico del lavarropas o al de la computadora, pero de golpe sientes una corriente inmediata y… así de una como nunca has sido de atrevida, te conviertes en la más jugada de todas y comienzan hasta llegar a donde quieran. Lo ideal sería prolongar el momento de “¿nos lanzamos o no?”. Pero para esto el técnico empieza realmente a reparar, y ella se inclina cerca de él, lo busca, le roza, muestra su escote hasta hacer llegar al máximo el ambiente. Resultado: El llamado “rapidito” pero simulando que sea casual, total no eres tú.  

Situación 2: Se necesita un auto, y con este llegar a un lugar tranquilo y un poco asilado para pararse al borde de la carretera, pero en el caso de no tenerlo el lugar suplente será nuestro hogar. Y aquí comienza a jugar un papel el acercamiento demasiado intimo, sin interrupciones ni llamados, ni nada que se le asemeje. Resultado: El tema es el sexo instantáneo, la promiscuidad, el permanecer en un lugar cerrado y estrecho, para crear una unión inmediata. –

Situación 3: Profesor y alumno, ¿Te suena? Ya lo creo que sí, es un gran clásico. Este juego puede ser en  clases particulares que se acaban “degenerando”. Esta situación puede ser a menudo es muy excitante, ya que muchas jóvenes han empezado enamorándose de su profesor, por que no los hombres se ratonean con las jovenes colegiales. Pero también se pueden invertir los papeles: el profesor puede ser una mujer, y jugar con la seducción que venga por parte del alumno o del profesor. Resultado: Desarrollar la capacidad de aprender, repetir una y otra vez: “soy capaz y puedo aprender de todo en las clases particulares”, uno le enseña al otro y viceversa.

Situación 4: Esta vez el escenario será una carcel imaginaria, uno vigila y el otro esta castigado. Dependes del carcelero, el cual siente una atracción muy fuerte por ti. si te animas y te agrada, puedes jugar con un poquito de sadomasoquismo, lo aconsejo.  Resultado: La dependencia, el prisionero seduce al carcelero para conseguir un tratamiento de favor o el prisionero se deja seducir por medio a represalias.

Situación 5: Aquí soy experta, una calla girl, y él es quien esta dispuesto a pagar caro con tal de hacer el amor conmigo. Esto te permite a ti mujer, vestirte de manera sexy, y a comportarte sexualmente de manera muy diferente a lo habitual. Si quieres jugar bien, hasta pueden encontarse en un bar lujoso, y allí cada uno juega el papel acordado, y acaban juntos en su hogar dejándose llevar por completo. Resultado: Seducción al máximo, atrevida por de más, y él pide lo que desea que lo obtendrá.

Situación 6: Aquí eres eléctrico, me refiero a que jugarás a ser un robot, y él es quien te maneja. No puedes tomar ninguna decisión por ti mismo, hasta él te dirá que palabras debes pronunciar, así como los gestos que debes hacer para procurarme placer. Resultado: El poder total. Realizar por fin todos los deseos, o ser esclava de alguien a quien realmente deseas procurar placer.

Situación 7: Aquí llega el momento del cuento de hadas como no podía faltar, tú princesa te encuentras en un sueño profundo del que sólo un príncipe azul puede hacerte despertar. Pero aquí esta el tema es que un beso no te movera ni un pelo, necesitaras más que eso.  Resultado: El hombre enamorado sabe cómo despertar el deseo, y si no debe aprender.

Situación 8: llego la hora de Streaptease, pero se mira y no se toca, pero hay excepciones. Aquí debes ponerte en diva y despertar su deseo, teniendo en cuenta que a él le gusta tu cuerpo y por eso se lo muestras, pero ¡ojo! tú si tienes derecho a tocarlo. Resultado: Perfecto exhibisionismo. Ha llegado el fin, ¡A jugar se ha dicho!

A %d blogueros les gusta esto: