Sexo karezza

¿Un encuentro sexual donde se pueda disfrutar como nunca sin necesidad de llegar al orgasmo? El método karezza te permitirá gozar con tu pareja del sexo como jamás antes lo habíais hecho. Sexo  karezza

Método karezza

La palabra karezza es una evolución de “carezza”, palabra italiana que significa caricia y de igual manera que con los mimos y las caricias se busca amor a través del acercamiento afectivo en vez de mediante el orgasmo, este método, situado dentro de los esquemas del conocido sexo tántrico, se centra en disfrutar tanto el hombre  como la mujer del camino recorrido antes de llegar al orgasmo, en lugar de en la específica búsqueda de éste.

Concluyendo, de lo que trata este método es de que tanto tu pareja como tú, aprendáis ambos a autocontrolar el orgasmo, abordando esta forma de sexo desde la calma y la ternura evitando dejarse llevar por la necesidad del desahogo rápido.

¿Cómo se hace?

La clave de este método está en reducir la estimulación en los genitales para que todo el cuerpo pueda participar de las diferentes sensaciones que puede llegar a recibir y por supuesto a dar. Para ello lo primero que se necesita es dedicación y tiempo.

Sin estímulos exteriores que puedan condicionaros, sin prisas y completamente relajados, os encontraréis en el momento ideal para  pasar a la acción y comenzar con el menú sexual  que a cada uno le guste más y que sirva para encontrar una armonía entre la pareja. Es primordial alargar en todo lo posible el orgasmo, ya que el  objetivo en este caso va a ser disfrutar de todo el trayecto y no de la llegada en sí al destino.

Problemas y una misma solución

El sexo karezza, además de reforzar los vínculos afectivos y emocionales como pareja, ayudará a resolver dos tipos de problemas concret0s sexuales como son los problemas de erección y el vaginismo.

El vaginismo es una contracción involuntaria de los músculos vaginales que impide o al menos dificulta la penetración. El sexo karezza ayuda a las mujeres que padecen este problema a disfrutar de sus relaciones sexuales sin miedo al momento concreto de la penetración, entre otras cosas, porque el vaginismo puede venir derivado por miedo a sentir dolor o por el miedo al embarazo, algo que no está presente en la práctica de este método. La sensación de tranquilidad logrará generar que ese encuentro sexual resulte mucho más satisfactorio.

La impotencia es una ausencia de erección que puede producirse en diferentes grados. Como en el método karezza dicha erección no es necesaria al resultar prescindible la penetración, resulta una excelente solución para este problema. Con este método el hombre se libera de esa sensación de tener que cumplir dentro de la cama y que puede provocar que si tienen problemas de erección, rehúyan de este contacto.

Además jugar sexualmente durante mucho tiempo sin llegar al orgasmo, logra aumentar la concentración de las hormonas necesarias dentro del proceso de la excitación de los hombres, por lo que el método karezza puede llegar a funcionar como si fuera una “viagra” natural.

A %d blogueros les gusta esto: