Sopa castellana

La que sigue es una receta tradicional de Castilla. Es un plato fuerte y contundente, como suele suceder con la gastronomía típica de las zonas en las que los inviernos son fríos y crudos, cuyo recetario está lleno de platos que ayudan a combatir las bajas temperaturas. Sopa castellana Ingredientes para 4 personas: unos 400 grs. de pan que tenga unos 3 o 4 días, 6 dientes de ajo, 4 huevos, pimentón dulce, aceite y sal. 

Pela los ajos, cortándolos laminados. Corta el pan en rebanadas muy finas.

En una olla echa un litro y medio de agua y ponla al fuego (puedes sustituirla por caldo).

Pon al fuego una cazuela de barro y echa en ella los ajos, dejando que se frían, pero apartándolos así que empiecen a tomar color. Resérvalos.

Seguidamente, y en el mismo aceite, echa las rebanadas de pan, con el fuego un poco suave, y así que empiecen a tomar color añade una cucharadita de pimentón, removiendo deprisa para que no se queme, y echando enseguida el líquido que tenías calentándose en la olla.

Sala y añade los ajos que habías frito. Remueve bien y deja cocer todo a fuego suave durante unos 7 u 8 minutos.

Pasado este tiempo, y antes de apartar la cazuela del fuego, casca los huevos dejándolos caer uno a uno en la sopa. Cuando veas que los huevos han cuajado, ya puedes apagar el fuego.

Sírvelo muy caliente

A %d blogueros les gusta esto: