Tratar a las personas muy sensibles

Lidiar con personas muy sensibles no es imposible, solo hay que tener tacto y calma para hacer las cosas, par hablar o trabajar. Aunque no se trata de darles la razón o seguir siempre su juego, si es necesario conocerlas y evaluar porque se comportan de esta manera. Tratar a las personas muy sensibles Es común que en la universidad, el colegio o el trabajo, se puedan encontrar personas muy sensibles, con un carácter fuerte o que pueden explotar con decirles unas pocas palabras. Todo esto se debe a que son muy entregadas a sus sentimientos y no dejan que cualquiera los pisotee y se sientan amenazados en cualquier momento. Pero el problema real está en aprender a manejar este tipo de personas, pues no se vive con ellas a menudo y es importante evitarse problemas o mal entendidos. 

– Lo primero que hay que hacer es dejar de criticarlos, para bien, para mal, en forma constructiva o destructiva. Incluso, si se es una persona muy crítica, hay que hacer el esfuerzo de dejar de lado esa capacidad, cuando se está con esa persona altamente sensible. Por lo general, cualquier tipo de critica que les aporten o reciban, pueden tomarlo como un insulto o un ataque, con que son odiados y les quieren hacer la vida imposible. 

– No hay que demostrarles ira cuando se esté en una situación incómoda y menos cuando esa sensación no va dirigida a esa persona, pues lo van a sentir como una amenaza e inmediatamente se ponga a la defensiva. No hay que gritar y hay que evitar discutir con ellos, no es por darles la razón, pero si para evitar discusión o peleas fuertes. Si hay un problema entre ambos, es mejor esperar a que los ánimos se calmen y hablar con la naturalidad más grande del planeta para que no haya alteraciones en la relación.

– Saber hablar es importante y más cuando no se conoce muy bien el lenguaje de la otra persona, es decir, el tipo de palabras que usa y lo que puede llegar a significar para ella lo que otros le dicen. La comunicación es esencial y si por accidente hubo una ofensa, hay que pedir disculpas de inmediato, porque la situación se puede poner critica. Lo bueno de poder estar con una persona de este tipo, es que las emociones o sentimientos pueden llegar a ser más tranquilos y entregados a la sensibilidad, incluso de la forma de expresión o algunas señales corporales que pueden sentirse amenazantes. 

– Las actividades que se hagan entre ambas personas tienen que planearse con cuidado, porque puede que a esa persona sensible no le guste todo lo que a la otra sí. por lo general, prefieren que sean actividades tranquilas, pasivas, en las que se sientan relajados y sin tantas personas a su alrededor. 

A %d blogueros les gusta esto: