Una trepadora llamativa y de gran belleza: la buganvilla

Seguro que todos nos hemos parado alguna vez a contemplar una bonita fachada o un llamativo balcón por los que trepa esta colorida y vistosa flor, la buganvilla. Se trata de una de las trepadoras más bonitas que hay, ideal para tapizar paredes, celosías o pérgolas. Una trepadora llamativa y de gran belleza: la buganvilla Esta planta es originaria de América del Sur. Fue descubierta en Brasil por un militar francés, Louis Antoine de Bougainville, que la introdujo en Europa a mediados del siglo XVIII, dándole su nombre.

Es un arbusto que puede alcanzar fácilmente los 3 metros, ideal para cubrir muros u otras superficies, ya que la podemos extender para tal menester hasta 8 metros. Ello si está plantada en la tierra, ya que en maceta no sobrepasa normalmente el metro y medio.

Destaca especialmente por sus flores, muy coloridas. De todas maneras, tenemos que aclarar que aunque las denominemos “flores” no lo son, propiamente. Se trata de bracteas, que tienen colores diversos y que rodean a las flores de verdad, que en realidad son muy pequeñitas y de color blanco.

El colorido de estas bracteas o “flores” es de una gran variedad, pudiendo ser de tonos rosas, amarillos, blancos, rojos, fucsia, naranja u otros.

Se trata de una planta que se adapta fácilmente a varias climatologías, pero su entorno ideal se da en los lugares cálidos y secos, como ocurre en Andalucía, donde se la puede ver florecer durante todo el año. Sin embargo, lo normal es que la floración tenga lugar durante el verano. Como dato a tener en cuenta, las de color rojo y color fucsia aguantan más los cambios climáticos, mientras que las amarillas, rosadas y blancas son las más delicadas.

Es conveniente colocarla en un lugar donde le dé el sol, y en invierno por poco que podamos debemos resguardarla en interior si vivimos en un lugar frío, ya que no resiste las heladas, así como tampoco el exceso de agua. Por eso, en cuanto al riego, será suficiente con una vez por semana en verano.

En invierno debemos podarla, aunque si nos encontramos en un lugar de clima frío será mejor hacerlo a principios de la primavera. Hemos de saber además que se reproducen por esquejes.

A %d blogueros les gusta esto: