Unas bonitas mariquitas en tus orejas

En la manualidad que explicamos hoy, vamos a elaborar unos pendientes con forma de mariquita. Unas bonitas mariquitas en tus orejas Estos pendientes los podemos llevar tanto nosotras como nuestras hijas, ya verás como quedan muy discretos. También puede ser un bonito regalo para una amiga o alguien de la familia.

Como vamos a ver a continuación, la manualidad es muy sencilla, a la vez que rápida. Sólo hay que tener un poco de “maña”, para dar la forma al pendiente.

Materiales para su elaboración:

–    FIMO ( colores blanco, negro y rojo)
–    Rotulador permanente negro.
–    Pegamento caliente
–    Pendientes y rosca
–    Trapo

Manos a la obra:

1)    Vamos a coger un trozo pequeño de fimo rojo, y le daremos forma al cuerpo, como si fuera un botón alargado, del tamaño de nuestra uña del dedo meñique. Haremos dos
2)    Ahora cogeremos un trozo de fimo negro, y haremos una bolita para hacer la cabeza. Cuando esté hecha, la unimos, con mucho cuidado de no aplastarla, al fimo rojo. Lo haremos con cada una de los trozos rojos de fimo.
3)    Vamos a ponerle ojos a la mariquita, para lo cual cogeremos dos trozos pequeñitos de fimo blanco y haremos una bolita pequeña. Ten en cuenta que se trata de los ojos, por tanto hazlos proporcionales al tamaño de la cabeza.
4)    Ahora cogeremos dos trozos de fimo negro más pequeños que el blanco, haremos una bolita y se la pondremos al fimo blanco. Después engancharemos éste a la cabeza. Son dos ojos, por tanto realiza la operación dos veces.
5)    Cuando ya tengas las mariquitas hechas, debes de pegarlas con el pegamento en los pendientes.
6)    Ahora con el rotulador permanente, vamos a pintar unos lunares. Puedes hacer también una hendidura a lo largo.
7)    Calentaremos entonces el horno, poniendo las piezas 20 minutos a 180 º. Deberás ir mirando el horno a medida que se va haciendo, por si tu horno va más rápido y las has de sacar antes.
8)    Ahora con mucho cuidado sácalos del horno, apóyate en un trapo, ya que estarán calientes y, aunque verás que tienen aún un toque blando, no te preocupes. ya que cuando se enfríe las piezas estarán muy duras.

Y ya tenemos nuestros pendientes con forma de mariquita.

A %d blogueros les gusta esto: