Dieta saludable con la comida rápida

Mientras que la comida rápida no es conocida por su valor nutritivo, comerla con frecuencia no tiene por qué significar un desastre en la dieta dieta. Muchos restaurantes de comida rápida ofrecen alimentos que son amigables para adelgazar, lo que le permite elaborar dietas saludables fuera de sus menús. Dieta saludable con la comida rápida

Los peligros de la comida rápida

Los alimentos fritos, grasosos, que a menudo abundan en los menús de la comida rápida están muy lejos de hacernos tener una dieta fácil. Estas opciones, sin embargo, son fáciles de evitar. Uno de los peligros más grandes y menos evidente a los que te enfrentas al comer alimentos de preparación rápida es regular tamaño de la porción. Muchos tamaños más grandes de comida rápida contienen dos o tres incluso más porciones de los alimentos. Al ordenar estos tamaños, puedes no tener en cuenta que en realidad estás comiendo el doble de la cantidad de alimentos que realmente necesitas, lo que lleva al aumento de peso y aumento de apetito.

Comidas rápidas saludables

Como regla general, los alimentos fritos son algunas de las peores opciones del menú de comida rápida para los consumidores preocupados por la salud. Debes buscar proteínas magras, como pollo a la parrilla, en los menús de comida rápida. Verduras al horno, como las papas al horno, o en los lados de la fruta, como manzanas en rodajas, también son opciones nutritivas. Además, la mayoría de los restaurantes de comida rápida ofrecen ensaladas del tamaño de plato principal. Aunque algunas ensaladas cargadas no son tan nutritivas como en un inicio se puede pensar, muchas ensaladas con aderezo o verdura pesadas son en realidad muy saludable y probar una te mantendrá libre de culpa.

El Derroche

Si bien saltarse las comidas fritas y altas en grasa todos juntos es la mejor opción, está bien para derrochar de vez en cuando. Al elegir a pedir un alimento que normalmente se evita, puede disminuir los efectos negativos de su decisión de ordenar un tamaño pequeño. Por ejemplo, comer en una orden pequeña de papas fritas no es tan malo como relajarte con un balde extra-jumbo. También debes considerar cuidadosamente la frecuencia con la que derrochas y tratar de no tener que hacerlo más de una vez por semana. Si te permites derrochar sin tener en cuenta la frecuencia, es posible que derroches mucha más frecuencia de la que debieras.

Comida rápida programadas

Debido a que es tan fácil pedir a través de la ventanilla para autos, muchos fans de comida rápida permiten que sus estómagos para dicten su horario de comedor. Hacer esto es peligroso, ya que una variedad de factores pueden influir en si se siente hambre. Por ejemplo, muchas personas a dieta que luchan por permitir que sus emociones o el aburrimiento que los llevan a comer en lugar de que sea necesario esperar el estómago para indicar la hora de comer. Para asegurarte de que no comas cuando tu estomago quiera y no cuando deberías, pon un alarma que suene cuando en realidad tengas que ir a comer, esto con el tiempo acostumbrar a tu estomago a tener un horario para comer.

Añadir un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Blue Captcha Image Refrescar

*