Apúntate a Pilates

Si no te gusta demasiado practicar ejercicios intensos pero aun así quieres potenciar tu mente y tu cuerpo, el Pilates es el deporte que estás buscando, ya que este método es perfecto para mejorar la flexibilidad y la resistencia, además de ayudar a combatir el estrés. Apúntate a Pilates

Objetivo

Es muy claro y sencillo: con la práctica de Pilates se pretende conseguir y mantener un cuerpo desarrollado armoniosamente además de lograr una mente sana que sea capaz de asumir las tareas diarias de una manera natural.

¿Qué músculos se trabajan?

La clave de este método se encuentra en la parte central del cuerpo, que es conocida como “central generadora”. Las zonas que se trabajan principalmente son el abdominal transversal y recto; los oblicuos internos, los superficiales y los piramidales; los músculos de los costados y los músculos de las nalgas y de la espalda.

¿En el suelo o con aparatos?

Este método consiste en ir progresando cada vez más según se va teniendo más práctica. Está basado sobre todo en los principios de fluidez, de concentración, de control, de precisión y de imaginación. También es muy importante la respiración, herencia que recibe directamente del yoga.

Hay dos tipos de Pilates: el que se desarrolla en el suelo y el que se desarrolla con aparatos. Lo más aconsejable es usar una combinación de ambas modalidades, según los expertos.

¿Qué se consigue mejorar con el método Pilates?

Se despierta la conciencia del cuerpo y se mejora el alineamiento del cuerpo así como la respiración. Con su práctica también mejorarás la eficacia de tu motricidad, reeducarás la atención y mejorarás la interacción de tu mente y de tu cuerpo.

También se aumenta la capacidad y la definición de la musculatura de los costados y de las piernas y se mejora en general la flexibilidad, perfeccionando la corrección postural.

Relajarán la tensión y esculpirás a la vez tu cuerpo, creando unas musculaturas, definidas, delgadas, largas y proporcionales. 

Muchos de tus músculos más profundos se irán estimulando con esta práctica de una manera muy sutil, lo que tenderá a fomentar el equilibrio y la coordinación.

Empieza ahora mismo

Si sufres de osteoporosis o menopausia, es el momento perfecto para comenzar con la práctica de este método, al igual que si sufres de asma o de cualquier otra enfermedad que tenga que ver con el aparato respiratorio.

Si tienes problemas de incontinencia urinaria, también te vendrá bien ya que se fortalecen y desarrollan todos los músculos de la pelvis.

En pinzamientos vertebrales, problemas nerviosos, problemas del estado de ánimo, lumbago, artritis, ciática o cualquier otro tipo de problemas musculares, también es muy recomendable practicar Pilates, así como si te estás recuperando de alguna lesión, sobre todo de las extremidades como de rodillas, de tobillos o de hombros.

Para comenzar a practicar Pilates debes dirigirte a un centro en el que haya una persona especializada que te vaya formando y que te acompañe durante los ejercicios. Una vez se tengan las nociones más básicas, este método podrá ser practicado en casa.

A %d blogueros les gusta esto: