Aprende a hacerte la pedicura tú misma en casa

Tener unos pies bien cuidados y bonitos es muy importante, sobre todo durante la época de calor en la que solemos lucirlos con sandalias. A pesar de que esta zona suele ser la gran olvidada, necesita unos cuidados básicos que te vamos a enseñar a continuación para ponerte manos a la obra de una manera muy sencillas. Aprende a hacerte la pedicura tú misma en casa

Utensilios para hacer una pedicura

Antes de comenzar a hacerte la pedicura deberás reunir todos los materiales necesarios para hacerte la tarea más sencilla. Para ello vas a necesitar una barreño con agua templada, aceites esenciales, jabón, sales de baño, un cortaúñas, una piedra pómez, un retira cutículas, crema hidratante, esmalte de uñas, exfoliante para pies y una toalla.

Cómo proceder

Antes de nada, si tienes las uñas de los pies pintadas debes quitar el esmalte perfectamente con un poco de acetona. Después córtalas de tal manera que no queden excesivamente cortas, con la ayuda de un cortaúñas o si lo prefieres, con unas tijeras especiales para cortar las uñas. La forma debe ser redonda para evitar que queden puntas que puedan llegar a encarnarse. Después lima las uñas y para una piedra pómez por todas aquellas zonas en las que tengas alguna dureza.

Consejo: Tanto si utilizas un cortaúñas como unas tijeras, es muy importante que estén bien afilados para evitar que se rompan las uñas. Con el mismo fin se deben limar las uñas siempre en una única dirección.

Después de todo esto, coloca en el barreño con los pies con las sales y los aceites esenciales y el jabón. Déjalos durante unos diez minutos. Después procede a exfoliar bien los pies. Para ello debes pasar de nuevo la piedra pómez si las durezas todavía persisten. Termina enjuagándolos y secándolos perfectamente con una toalla limpia.

Si tienes amarillos los talones, puedes también añadir un poco de zumo de limón en el agua y dejarlos otros diez minutos más para terminar masajeándolos con un poco de crema hidratante durante unos cinco minutos.

El siguiente paso será retirar suavemente las cutículas. Nunca se deben cortar ya que corres el riesgo de que se infecten y sería mucho peor. Puedes ayudarte para ello con una crema de cutículas removedora, que deberás aplicar en pequeñas cantidades sobre cada uña y después frotar enérgicamente. Limpia bien los restos que hayan quedado por debajo de las uñas.

El último paso va a ser pintar las uñas. Para ello lo primero que hay que hacer es aplicar una base que sea incolora. Deja secar y aplicar el color que prefieras. Deja secar igualmente y finaliza con una base de brillo para que te dure mucho más tiempo el esmalte.

Consejo: Si deseas que los resultados conseguidos con la pedicura te duren bastante más tiempo, deberás aplicar cada noche antes de irte de a dormir, un aceite o crema hidratante en los pies. También deberás  aplicarte una exfoliante suave o pasar la piedra pómez por los pies, una vez a la semana como mínimo.

A %d blogueros les gusta esto: