Bizcochos para todos los gustos

Para desayunar, para merendar o incluso de postre después de una buena comida o cena, los bizcochos resultan una opción excelente tanto para los mayores como para los niños ya que son una buena fuente de nutrientes para el organismo siempre que no se abuse demasiado de este dulce. Bizcochos para todos los gustos

Bizcocho de almendras

Los siguientes ingredientes se utilizan para preparar un delicioso bizcocho de almendras para cuatro o seis personas:

  • 100 gramos de pasas de Corinto
  • 4 huevos
  • 150 gramos de azúcar
  • 190 gramos de harina
  • 100 gramos de almendras peladas
  • 20 gramos de mantequilla

Ponemos en remojo en un recipiente con agua tibia las pasas de Corinto, mientras vamos separando las yemas de las claras de los huevos. Ponemos las yemas en un cuenco y las montamos junto con el azúcar hasta que estén bien espumosas.

Escurrimos las pasas, las secamos y las enharinamos, agregándolas a las yemas montadas junto con las almendras peladas y cortadas en rodajas pequeñas y mezclamos todo con mucho cuidado.

Tamizamos la harina y añadimos en pequeñas dosis al preparado anterior sin dejar de remover en ningún momento.

Montamos las claras a punto de nieve y agregamos todos los ingredientes anteriores. Untamos un molde alargado con la mantequilla, lo enharinamos y vertimos sobre él el preparado.

Horneamos a unos 180 grados centígrados durante aproximadamente 40 minutos. Retiramos el molde y dejamos que se enfríe antes de desmoldarlo en una fuente para servir.

Bizcocho al ron

Igualmente para preparar este bizcocho para cuatro o seis comensales se necesitan estos ingredientes:

  • 250 gramos de harina
  • 20 gramos de levadura  natural
  • 220 gramos de azúcar
  • Un vaso de leche
  • 85 gramos de mantequilla
  • Tres huevos
  • Sal
  • La cáscara de un limón rallada
  • Pan rallado
  • Un cuarto de litro de agua
  • Cuatro copas pequeñas de ron
  • Un cuarto de litro de nata líquida

Ponemos la harina en una cacerola y le añadimos la levadura y una cucharada pequeña de azúcar para diluir todo con la leche templada. Removemos bien y dejamos reposar durante unos 15 minutos. Añadimos a la masa 60 gramos de mantequilla derretida, los huevos, una pizca de sal, 30 gramos  más de azúcar y la cáscara rallada de medio limón. Amasamos todo con mucho cuidado y dejamos reposar durante 10 minutos.

Untamos con mantequilla un molde de corona espolvoreado con pan rallado y rellenamos las dos terceras partes de éste con la masa agitándolo bien para evitar que se formen bolsas de aire. Dejamos que fermente, con el recipiente tapado, hasta que la masa haya crecido hasta llegar al borde del molde y horneamos a 200 grados centígrados durante unos 40 minutos.

Esperamos a que se enfríe el bizcocho y lo volcamos en una fuente de servir. Mientras tanto llevamos a ebullición el agua en una cacerola con 150 gramos de azúcar sin dejar de remover. Cuando el almíbar tenga una apariencia cristalina, añadimos el resto de la cáscara del limón rallada y el ron. Distribuimos este almíbar con el ron por el bizcocho, vertiéndolo con cuidado por toda su superficie.

Podemos decorar este bizcocho rellenando su hueco con la nata montada endulzada con el resto del azúcar.

A %d blogueros les gusta esto: