Cena romántica para dos

Logra que primero se le haga agua la boca con estos platos y después… Cena romántica para dos Los expertos en comida afrodisíaca coincides en que, para que una cena sea un perfecto preludio de pasión, debe contener al menos tres sabores: salado, picante y dulce. Eleva la pasión de tu pareja hasta en los mas mínimos detalles. Prepara el ambiente, luego estas recetas y ponlo completamente hot.                    

Lo primero es una mesa súper sexy. No deben faltar un buen mantel o individuales (rojo o negro es lo mejor). Un buen par de servilleteros, con servilletas de tela (ni se te ocurra usar servilletas de papel). También unas buenas copas de vino, en lo posible de cristal y flores naturales sobre la mesa, en floreritos individuales (pocas y sin aromas fuertes); por último un par de candelabros de metal o vidrio, para cuando se apague la luz…

Ahora las recetas, pocas, para no estar todo el día en la cocina y dedicarte ese tiempo a vos misma, pero con todo el sabor y éxitos asegurados
                    
Papitas con salmón ahumado                    
16 papas medianas partidas en mitades
1/4 taza de aceite de maíz.
250 gr. de salmón ahumado en rebanadas
1/2 pote de queso crema
3 huevos duros
1 ramito fresco de eneldo.

A cada papita cortada al medio hazle una pequeña cavidad con una cucharita. En una bandeja de horno aceitada pon las papitas y barnízalas con aceite.
Sala y hornea a fuego medio durante 45 minutos, dándolas vuelta para que se doren.
Luego de enfriarlas 10 minutos, tapa la mitad de cada papita con una rebanada de salmón, una cucharadita de queso blanco y una rebanadita de huevo duro.
Perfuma con una ramita de eneldo. Acompaña estos bocados con un vino tinto Cabernet Sauvignon.

Crepes tres sabores
Un paquete de crepes
Dulce de leche de repostería
Chocolate para taza
Crema de leche
Frutillas
Un toque de cointreau

Unta los panqueques con el dulce de leche repostero que es bien espeso y no rebasa por los bordes de las crepes. Enróllalos y sirve dos por plato.
Prepara la salsa de chocolate derritiendo una tableta en una cacerolita a baño María con un chorrito de leche y un chorrito de cointreau.
Bate la crema sin azúcar.
Sirve el plato con un fondo de salsa de chocolate y una cucharada de crema.
No te olvides de las frutillas que aportan aun más energía sensual y quedan exquisitas con este plato.
Acompaña este plato con un vino blanco dulce o rosado cava, bien frío.

A %d blogueros les gusta esto: