Come exquisito y luce una figura espectacular

Si la dieta que sigues te aburre y ya estás un poco harta de comer carne y pescado a la plancha, no te vendría mal echar un vistazo a algunos de los trucos que te proponemos a continuación y que te demostrarán que se puede comer de una manera light sin tener que renunciar a tu parte más sibarita. Come exquisito y luce una figura espectacular

Hierbas

La albahaca, el perejil, el orégano o el romero consiguen dar un toque de lo más exquisito a nuestros platos, además de servir como adorno, ya que les otorga un aire completamente distinto por ejemplo a unas espinacas cocidas. Además de sustituir a la sal, no engordan.

Cocinar al horno

No toda nuestra comida tiene que significar algo a la plancha como un filete de pollo o de ternera. También podemos probar a hacerlo en el horno, algo que además de hacernos manchar mucho menos, nos hará ahorrar aceite además de no darnos excesivo trabajo. Con tan sólo un poco de agua y algo de caldo desgrasado, conseguiremos un delicioso plato anticalorías que podemos aderezar con algunas de las hierbas mencionadas anteriormente.

Cocinar al vapor

¿Has probado a hacer alguna vez las verduras de esta manera? Pues deberías saber que así conservan absolutamente todas sus vitaminas y además quedan en su punto ideal, es decir aldente, con una textura que no conseguirás si las cueces. Después podrás salpimentarlas o rociarlas con un poco de hierbas trituradas o con lo que tu imaginación te sugiera.

Cocinar al papillote

Descubre lo bien que sabe un lenguado o una merluza a cocinada de esta manera en vez de a la plancha. Para ello tan sólo deberás envolver el pescado que hayas elegido en un trozo de papel de plata con las verduras en crudo que prefieras y una cuchara de aceita de oliva junto con una pizca de sal. Después se hace un paquete que debe cerrarse muy bien, para meterlo en el horno durante unos 20 minutos y conseguirás un plato exquisito, sano y con muy poco valor calórico.

Rebozar sin pan rallado ni harina

Las frituras resultan muy peligrosas para nuestro organismo por su alta dosis de aceite y de harina. Para evitarlo puedes probar a rebozar el alimento que hayas decidido ingerir sólo con huevo y freírlo en una pequeña cantidad de aceite o incluso hacerlo al horno, ya que quedarán igual de ricas y habrás reducido las calorías casi a la mitad.

Salsas más que lights

Son muchas las personas que aunque lo intenten no pueden renunciar a una sabrosa salsa donde mojar los langostinos, un trozo de carne o incluso las verduras. Si éste es tu caso, aprende a olvidarte de la mayonesa y de otro tipo de salsas que nada más que te aportan calorías y opta por algunos aliños caseros que puedes elaborar con un poco de yogur desnatado, zumo de limón o mostaza. Otra solución muy buena es echar mano de la salsa de soja aunque en este caso sin abusar, puesto que aporta demasiado sodio.

A %d blogueros les gusta esto: