Cómo conseguir un vientre plano y de paso eliminar los gases

Existen algunas prácticas que resultan muy sencillas de llevar a cabo y que se encuentran relacionadas con la alimentación para conseguir un vientre completamente plano, aunque eso sí, cualquiera de ellas deben ir unidas a la práctica de ejercicios diarios aunque no sean exclusivamente abdominales. Cómo conseguir un vientre plano y de paso eliminar los gases

Proteínas

El consuno de proteínas debe realizarse en aquellas horas que muchos nutricionistas apodan como “mágicas”, es decir entre las 15 horas y las 16 horas. En este intervalo de tiempo no debes dejar de comer alimentos que contengan proteínas como por ejemplo un trozo de queso, una manzana unas almendras o una barra de cereales. Este momento es esencial para estimular el metabolismo y poder equilibrar el nivel del azúcar en la sangre. Si tienes el nivel de azúcar bajo, la insulina también lo estará y ello hará que la grasa se acumule alrededor del abdomen. Comer cada tres o cada cuatro horas, conseguirá mantener el azúcar en orden, por lo que no resulta buena idea que pasen más horas entre cada una de las comidas.

Azúcar

Hay que intentar no consumir ni una gota de azúcar. De esta manera la insulina se mantendrá en unos niveles bajos mientras que el glucagón estará alto. Y es que esta hormona es la que mejor ayuda a combatir ese vientre hinchado.

Masticar las comidas

Para mantener un vientre plano y de paso ayudar a prevenir los gases, hay que masticar las comidas mucho, ya que la digestión comienza por la boca. Cuanto más fácil sea la digestión, menos ácidos y gases se acumularán durante este proceso.

Sal natural y marina

En numerosas ocasiones una abdomen inflado es provocado por la utilización de la sal, por eso se recomienda utilizar una sal natural que sea baja en sodio. De igual manera se debe evitar la salsa de soja ya que ésta es muy salada y provoca flatulencias.

Sopa de hortalizas y legumbres

Si no se tolera demasiado bien la fibra, se puede compensar aumentado el consumo de verduras y de frutas. En un principio es recomendable consumir caldos en los que las verduras que estén poco cocidas, como por ejemplo, zanahorias, combinadas con aderezos estilo hinojo.

Polen

El polen es rico en enzimas, favoreciendo que la flora intestinal facilite la asimilación de los nutrientes. Puede consumirse fresco, en crudo, descongelado e incluso seco si se rehidrata previamente con un poco de agua.

Aprender a respirar

Para conseguir un vientre que esté correctamente musculado se deben evitar todos aquellos movimientos en los que éste sea empujado hacia abajo y hacia adelante, algo que a menudo se realiza cuando no se sabe expulsar correctamente el aire. Soltarlo de una manera correcta va a implicar mantener una distancia mucho más grande entre el perineo y la nuca, lo que una bailarina de ballet haría siempre con el vientre metido hacia dentro.

Tomar una manzana al día

Las manzanas contienen pectinas, fibras solubles que cuentan con la propiedad de ayudar a la excreción de toxinas y que resultan muy fáciles de digerir. Es una perfecta aliada para la digestión y para los intestinos más frágiles.

A %d blogueros les gusta esto: