Cómo superar un complejo de inferioridad

El complejo de inferioridad es un problema por el que muchas mujeres pasan, unas lo aceptan y otras se hacen de la vista gorda. Si crees que sufres de este mal, entonces no dejes de leer este artículo. Cómo superar un complejo de inferioridad

Todos caemos en la trampa de la comparación en la que inevitablemente nos comparamos con los demás. Esta comparación hace más daño que bien para nosotros. Esto no significa que dejes de mirar a los demás. Pero hay una diferencia entre aprender de los demás y simplemente te comparan con ellos y luego sentirse, ¡Oh! Desearía ser como ella!

Esta comparación es la causa principal del complejo de inferioridad. Nos comparamos con nuestros vecinos, colegas, compañeros de lote, celebridades, hermanos y con desconocidos también.

En nosotras las mujeres suele sucedes que en varias ocasiones vemos vestidos, estilos y accesorios que hacen juego de otras mujeres y luego cuando echamos un vistazo a nuestro atuendo, vemos que tenemos un vestido cómodo y sencillo. Entonces cada vez nos encontramos con chicas con un mejor atuendo, nos ponemos de mal humor o a sentirnos inferiores. Pero no te preocupes que esto le pasa a muchas.

Pero con el tiempo y con algunos esfuerzos conscientes de ti misma y con la compañía de algunos amigos sabios, de apoyo, se supera esa complejidad de inferioridad de no ser capaz de vestirse con estilo. Leyendo para poder realizar este artículo, me di cuenta que la belleza está en la simplicidad.

Aquí te dejo algunos consejos con los que puedes ayudarte a superar ese complejo de inferioridad:

1. Determinar tu inferioridad específica

Es mejor ser específicos que generales por lo que nos sentimos bajos. Estrecha hacia abajo a un tipo específico en primer lugar. ¿Te sientes inferior a los ricos, la gente educada, gente guapa, gente famosa? Descubre por primera vez la categoría de inferioridad.

Una vez que hayas terminado con la búsqueda de categoría. Comienza a definir las personas con las que te sientes inferior, es decir, haz una lista con los nombres. Una vez que tenga los nombres, lo que necesitas saber es por qué te sientes inferior a ellos. ¿Te hacen sentir mal? Si es así, tienes que deshacerte de ellos en este momento y seguir adelante. Si no, entonces pregúntate a ti misma por qué crees que no eres tan buena. Sólo tú tienes la respuesta y la solución.

2. Pensando en tus asuntos

Recuerda esto “nadie puede hacerte sentir inferior sin tu permiso”. Somos nosotros los que nos sentimos inferiores y si cambiamos nuestra forma de pensar, cambia todo lo que nos rodea. Hay una diferencia en el ser inferior y un sentimiento de inferioridad. Ser inferior no es más que un juego de la relatividad. Pero no todo el mundo se siente inferior.

Si ponemos más énfasis en lo que otros piensan de nosotros, nos atraen más los problemas de la vida. Esta es nuestra vida y sólo nuestra opinión cuenta. Encontrar defectos en nosotros mismos en función de si los demás nos encuentran lo suficientemente bueno o no, no va a ayudar a nadie. Se vuelve peligroso cuando en realidad puede ser mejor que otros, pero de alguna manera nos sentimos peor que ellos.

3. El amor a ti mismo

La regla para una vida feliz es aprender a amarse a sí mismo. Hay que quererse tal como somos.

Ni siquiera existe la posibilidad de compararnos con los demás si estamos satisfechos con nuestro “yo”. Amarse a sí mismo es el primer paso para lograr la confianza y la estabilidad a la ruta de una autoestima alta.

4. Dejar de querer ser alguien más

Sólo sé tú misma y crea tu propia identidad. Probablemente en algún momento alguien te dijo que no eras lo suficientemente buena, pero sólo tú sabes si lo eres, recuerda que hay personas que quieren dañar nuestra estabilidad mental. En el momento que eres tú misma y dejas de un lado las comparaciones con otra persona, comenzarás a notar la diferencia.

5. Rodéate de personas positivas

Es muy importante estar en compañía de personas que son muy positivas. Si estás rodeada de personas que pasan la mitad de su tiempo en el análisis de los demás y juzgarlos, probablemente obtendrás malas influencias.

Por eso hay que estar con personas que les gusta tal cual como son los demás, estar con personas así que te aceptan a ti tal cual eres y no tienes que fingir delante de nadie, te ayudará a tener más confianza en ti misma.

Recuerda: tu confianza no debe depender de los demás. 

A %d blogueros les gusta esto: