Consejos para un adecuado cuidado de la piel

Recuerda que nuestra piel es la principal carta de presentación, no importa que edad tenemos, siempre hay que mantenerla hidratada, limpia y bien exfoliada. Una piel sana, hace que tengamos una mejor apariencia y nos robemos las miradas de todos. Consejos para un adecuado cuidado de la piel

El cuidado de la piel es una cosa cotidiana. No importa la edad que tengas, puedes tener una piel bella siempre que la cuides y te alimentes bien. Tu piel es el espejo de tu salud y bienestar, por lo tanto una dieta sana y un régimen de cuidado de la piel dos veces al día la alimentan desde el interior hacia fuera.

 Los fundamentos de la piel en buen estado toda la vida son la limpieza regular, tonificación y humectación. Antes de realizar cualquier cuidado de la piel lo que necesitas saber es qué tipo de piel tienes, así podrás realizar un mejor trabajo.

Descubre tu tipo de piel

Conocer tu tipo de piel, es un primer paso hacia el cuidado de la piel todos los días.

Piel normal: esta tiene una textura suave, tono uniforme y los poros finos. Se debe equilibrar con ningún signo de hidrocarburos o de sequedad, pero sí tiende a convertirse en secadora con la edad.

La piel grasa: esta es brillante, con una tendencia a abrir los poros y en casos extremos, las espinillas y el acné. La piel grasa es causada por las glándulas sebáceas.

La piel seca: esta es normalmente justa, sensible y tiene un aspecto mate. Después de lavar, se siente apretada y puede que tienda a formar escamas o capas fácilmente. Cualquier cambio en la temperatura, los vientos fríos o aire acondicionado pueden agravar la sequedad.

Madurar la piel: a medida que envejece la piel, empieza a perder su firmeza juvenil y carece de tono. Puede parecer aburrida con las líneas finas y desarrolla arrugas, especialmente alrededor de los ojos.

Piel mixta: este es el tipo más común de piel con un aceite en forma de T zona central y con las mejillas secas. Se tiende a desarrollar con la edad, especialmente en aquellas personas que tenían pieles grasas en su juventud.

Cuidado de la piel diario

Limpieza

Vale la pena dedicar unos minutos a primera hora de la mañana y también antes de ir a la cama por la noche, quitando toda la suciedad y las impurezas de la piel para dejar sentir más limpia, más fresca y suave. Puede elegir leches limpiadoras, geles, jabones sin olor y bares de limpieza.

 Aplica el limpiador con un algodón o la punta de los dedos limpios, con suaves movimientos ascendentes. Lava y seca o elimina cualquier residuo con un algodón.

Tonificación

Esto ayuda a eliminar los últimos vestigios de la limpieza y la suciedad y deja la piel con una sensación muy fresca y refinada.

Los tonificadores sin alcohol son adecuados para todo tipo de piel. Aquellos con una pequeña cantidad de alcohol son buenos para pieles normales y combinadas. Los beneficios aceitosos de la piel, dan un mayor contenido de alcohol.

Aplica después de limpiar con un paño de algodón limpio, limpiando la piel hacia arriba y hacia fuera. Evita el área de los ojos y repite este proceso hasta que el algodón esté limpio.

Hidratante

Esta es una parte muy importante de tu rutina de cuidado de la piel, no importa qué tipo de piel tienes. Incluso las personas con piel grasa o mixta necesitan para hidratar la piel dos veces al día para restaurar y mantener el equilibrio de hidratación de la piel natural y para protegerla de los daños y factores de secado en el medio ambiente.

Durante el día, la piel puede perder los aceites naturales y el agua, por lo que en la noche hidratarla es particularmente importante. Por envejecimiento de la piel, hay cremas hidratantes especiales para ayudar a mantener tu aspecto saludable, juvenil y reducir la apariencia de líneas y arrugas.

 Siempre aplica la crema hidratante con los dedos limpios, con luz y en forma pareja. Trabaja hacia arriba desde las cejas hasta el nacimiento del pelo y hacia los lados de la nariz a la línea del cabello y termina desde la base del cuello a la barbilla.

 

A %d blogueros les gusta esto: