¿Forma de pera, de corazón o de pochoclo?

A ellos les gusta la forma perita o corazón para nuestra cola, pero no siempre Dios nos bendice con esa forma para nuestra otra cara. Eventualmente nuestras queridas pompis se llevan más miradas que nuestros ojos, pero dentro de los parámetros a los que nos acostumbro nuestra sociedad es lógico. El problema llega a tu vida, cuando miras una y otra vez en el espejo y no le encuentras otra forma que la del poo corn, forma irregular, deforme, y ¡única! ¿Forma de pera, de corazón o de pochoclo?

Nos cuesta más en esta época cuando nos encontramos rodeadas de cuerpos bonitos en las gráficas publicitarias enormes que se encuentran en avenidas y autopistas, o sin ir más lejos tenemos a nuestra mejor amiga que tiene una cola que parece esculpida por Miguel Angel. Pero no desepéreis que sin ir más lejos sabemos (porque no lo ocultan mucho) que estas actrices, cantantes o modelos que lucen una cola 10, han tenido que pagarla unos miles de dólares por unas siliconas que rellenen ese vacio que les hacia daño al igual que a nosotras. Pero hay más novedades y por eso continuaremos investigando…¡Adelante!

Dejando de lado las cirugías estéticas que no hacen nada mal (al alma) por cierto, existe una técnica que ha surgido y alcanzado su auge en las afroamericanas y latinas, quienes no pueden concebir tener una cola pequeña, si aceptan sus lolas pero con su final de espalda nadie se mete. Estamos hablando de las inyecciones de grasa en la cola, pero no cualquier grasa sino que (que idea excelente!) la que te sobra de otras partes del cuerpo. Si bien el aumento de busto con silicona has estado de moda en los años ’80 y la liposucción de las piernas y el abdomen en los ’90, este es el momento del dérriere. Este procedimiento puede costar entre 10 mil y 15 mil dólares, dependiendo de la clínica, y puntualmente consiste en realizar una liposucción de otras partes del cuerpo, como las caderas, la cintura, el abdomen o las piernas, e inyectarla en las nalgas. La operación lleva alrededor de cuatro horas y la recuperación es bastante rápida, ya que la persona puede sentarse al día siguiente. Es llamado también relleno de nalgas brasileño, debido a que en Brasil se practica bastante, o te creías que todos los traseros que tiemblan en Carnaval son naturales? A diferencia de la silicona, este procedimiento tiene menores riesgos de infección que los implantes de silicona y además resulta en traseros más naturales, sensuales y suaves al tacto, así lo definen los especialistas al igual que lo que importa no es el tamaño sino la forma.  

A %d blogueros les gusta esto: